Hacienda

Autónomo, estos son los seguros que puedes desgravarte en tu Declaración de la Renta

Abril está a la vuelta de la esquina y con el nuevo mes llega un momento crucial para cualquiera: empieza la presentación de la Declaración de la Renta, con la novedad de que en esta campaña cualquier autónomo independientemente de sus ingresos tiene la obligación de hacerla. Si eres trabajador por cuenta ajena, este trámite esconde más de una sorpresa que puede dar un vuelco a los números gracias, entre otras cosas a los gastos deducibles. Uno poco conocido son los seguros.

Los seguros no solo te protegen ante imprevistos del día a día, sino que cuentan con beneficios fiscales. A continuación, algunos de los seguros más importantes que puedes desgravarte al 100%:

  • Seguro de responsabilidad civil, de vital importancia en la actividad profesional y que cubre las indemnizaciones por daños a terceros. Así, si en un montaje eléctrico realizado por ti luego hay un incidente provocado por la instalación, estarás cubierto por esa póliza.
  • Seguir de responsabilidad profesional, que te protege ante reclamaciones fruto de errores, omisiones, negligencias en tu actividad. Este es de vital importancia para profesionales como la medicina, arquitectura, ingeniería o derecho, entre otros.
  • Seguro de responsabilidad penal, con coberturas legales si hay problemas judiciales.
  • Seguro de bienes de la actividad, para quienes dispongan de maquinaria, inventario o vehículos imprescindibles para su trabajo, pueden decir sus coberturas.

Otros seguros que puedes deducirte de forma proporcional

A partir de los anteriores, plenamente deducibles, hay otros que también puedes desgravar parcial o totalmente en función de tu actividad y la normativa vigente, como por ejemplo los seguros de asistencia sanitaria, los seguros del hogar siempre y cuando emplees tu domicilio para el desempeño de tu trabajo, los seguros de automóvil si usas tu coche o moto si los usas para tu trabajo (un caso claro son los taxistas o repartidores).

Nuestra recomendación para evitar dolores de cabeza y posteriores disgustos es no dejar tu Declaración de la Renta para el último día y acudir a tu asesoría de confianza, porque solo ella puede ayudarte a una correcta elaboración desde el punto de vista legal y que además vele por tus intereses.

Portada | Foto de Kelly Sikkema en Unsplash

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


nueve + = 16

Botón volver arriba