¿Qué es el efecto Lunes? ¿Y el efecto viernes?

Durante las últimas semanas, se está oyendo hablar del efecto lunes, una temible consecuencia de la precariedad que azota el mercado laboral español. Pero, ¿qué es el efecto lunes? Tradicionalmente a nadie le gusta el lunes: volver a madrugar, retorno a la rutina, atascos hasta la oficina o el colegio, el estrés… pero para muchos el lunes trae una buena noticia: vuelven a tener trabajo.

De acuerdo con los registros oficiales del ministerio de empleo, el lunes es el día de la semana que más altas se firman en la Seguridad Social.  Con las estadísticas en la mano se puede ver que mientras que el martes, miércoles, jueves y viernes se firman entre 65.000 y 80.000 contratos en España, los lunes esta cifra se duplica o incluso triplica.

¿Adivinas qué días son los que más bajas hay? Efectivamente, los viernes. Es lo que se conoce como Efecto viernes. Este mismo patrón también se repite el primer  y el último día de cada mes. Especialmente flagrante es durante los meses de verano.

Así, la dificultad de lograr un contrato indefinido da una vuelta de tuerca más. Ya no son los contratos por obra, es que también hay trabajadores que los fines de semana no tienen contrato. Antena 3 por ejemplo se hace eco de varios casos concretos con cauística de lo más variada: no solo trabajadores  de la construcción, la agricultura y la hostelería, sino también personal sanitario como médicos y enfermeros, es decir, que no solo afecta a trabajadores de baja cualificación.

Según Ignacio Para de Lean Abogados, esta práctica constituye una ilegalidad:

Encadenar contratos temporales es ilegal, es un fraude de ley y las empresas lo hacen para ahorrarse los costes sociales.

¿Por qué se produce el efecto lunes?

Es tan sencillo como que algunas empresas buscan reducir los costes salariales extraordinarios procedentes de soportar los empleos de los trabajadores durante los fines de semana. De este modo, se ahorran el salario de 2 de los 7 días de la semana.

En todo caso, el efecto lunes y el efecto viernes no son otra cosa que una consecuencia directa de la precariedad laboral en España y su elevada temporalidad.

Post your thoughts


− cinco = 2