Empresa

Siete tareas imprescindibles para tu negocio antes de irte de vacaciones

Si tienes un pequeño negocio o eres un profesional autónomo, estos meses de julio y agosto te entrarás ante el dilema de siempre de irte de vacaciones o no y el miedo al día después de estas. O lo que es lo mismo: la dura vuelta de las vacaciones del autónomo. Para que puedas marcharte más tranquilo, te proponemos una serie de tareas antes de irte de vacaciones.

Antes de nada, un recordatorio: todo el mundo necesita un descanso para recargar las pilas para volver con más fuerza y aumentar tu productividad. Además son fechas en las que clientes y proveedores trabajan a medio gas o directamente echan la persiana, así que en ocasiones tampoco merece la pena mantener tu negocio abierto durante el periodo estival.

  • Organízate. Planifica con claridad qué tiene que estar hecho antes de irte de vacaciones y cúmplelo escrupulosamente . Si hay algún proyecto definido para tus días fuera, adelanta la tarea. Asimismo conviene tener cerrados los primeros días de tu vuelta.
  • No obstante, el periodo habitual de vacaciones es de junio, julio, agosto y septiembre y aunque son julio y agosto los más frecuentes para escaparse, quizás tu tipo de negocio requiera adelantar o atrasar esos días de echar la persiana. La idea es ajustar las vacaciones a tus necesidades.
  • Avisa a clientes y proveedores del periodo de inicio y fin de tus vacaciones para que ellos también puedan organizarse. Un correo electrónico y las redes sociales son una buena forma de dejarlo por escrito y sin atisbo de duda.
  • Deja un contacto de emergencia en tu ausencia. Si es posible, deja a otra persona encargada de esas tareas que no pueden esperar. Importante: marca los limites entre lo que es verdaderamente inaplazable y lo que no.
  • En caso de que no puedas dejar al 100% tus tareas, designa un periodo de tiempo al día para contestar correos o alguna gestión puntual. Normalmente bastan 15 minutos para cumplir con lo mínimo imprescindible.
  • Mantén la actividad en las redes sociales, ya sea con contenido programado o con una gestora externa que vele por mantener tu negocio en boca de todos.
  • Recuerda: no te des de baja como autónomo. Aunque es cierto que puedes darte de baja y retornar hasta tres veces al año, conviene mantenerte para no dejar de cotizar a la seguridad social y no perder las bonificaciones que puedas tener, por ejemplo la tarifa plana.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 − uno =

Botón volver arriba