Los retrasos en los pagos de facturas: una soga al cuello para autónomos y pymes

Aunque la ley es clara a la hora de determinar el tiempo máximo a la hora de abonar las facturas, la realidad es otra muy diferente. Así, de los 60 días que marca la teoría, el pago de facturas se puede demorar llegando incluso a una demora de medio año. Y ojo porque hay sorpresas: no son las pymes —  las más débiles en cuanto a capital y estructura financiera — las que más se retrasan abonando las facturas, sino que son las grandes empresas y la administración.

Estos datos llegan procedentes de un estudio elaborado por la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad , donde se especifica que son las empresas del IBEX las peores pagadoras con un retraso de hasta 169 días, ¡tres veces más de lo que marca la ley! Y para más inri, este retraso no tiene visos de solucionarse sino mas bien todo lo contrario: las empresas grandes cada vez pagan más tarde.

Estos retrasos constituyen un drama para muchas empresas, que se ven sin liquidez para seguir operando, lo que en muchos casos les abocan a la extinción al carecer de margen de maniobra. Por otro lado, las empresas que se resisten a pagar a tiempo cuentan con la ventaja de disponer de financiación sin intereses a costa de dinero que no es suyo. ¿Qué podemos hacer para evitarlo? Esta plataforma propone una normativa sancionadora para que esos 60 días estipulados por ley sean una realidad mediante multas.

Sorprende especialmente que sean las empresas del IBEX que sean las que pagan más tarde porque precisamente las instituciones de ese volumen de negocio cuentan con áreas financieras, marketing y RSE que elaboran planes de responsabilidad social corporativa orientados a influir positivamente en la sociedad bien sea a nivel social, ambiental o financiero. Asimismo, también son las que más certificaciones acreditan.

 

Post your thoughts


8 − seis =