5 claves para ser autónomo y salir airoso del intento

Ser autónomo no es facil. Pese a que los gobiernos no paran de hablar de los emprendedores, los autónomos tienen complicada su existencia desde el momento en que deciden dar el paso de orientarse hacia el autoempleo, con todos los trámites y las trabas burocráticas, por no hablar del día a día. En esta batalla por sobrevivir, y hacer de jefe, responsable de marketing, comercial, secretario, community manager, y además, intentar tener vida privada o mantener las fiestas de guardar, hay una serie de consejos que cualquier autónomo debería seguir si mantener el tipo y salvaguardar su salud mental.

1. Valorar tu trabajo. Tu trabajo, y tu tiempo, tienen un coste. Y tu actividad, también tiene un coste: pago de autónomos, el IVA, IRPF, gastos de luz, agua, alquileres, transporte…  además de tu sueldo. De entrada, tendrás que valorar lo que te cuesta ser autónomo, saber los gastos que tienes, y qué tienes que cobrar si quieres vivir de ello. Además, tienes que evitar tirar los precios. Puede que en un primer momento te funcione para captar clientes, pero a medio y largo plazo, además de contribuir a destruir el mercado y contribuir a crear una peligrosa espiral, vivirás solo para trabajar y no te rentará. Además, tirando precios, es como si no estuvieras infravalorando tu propio trabajo.

2. Márcate unos horarios. El autónomo lo es todo. Además del propio trabajo que desarrolla, igual hace una factura o un presupuesto que atiende a un cliente o realiza papeleos ante la administración. Esa carga de trabajo le lleva muchas veces a trabajar de sol a sol, enlazando una semana con otra sin poder disfrutar de días festivos. Por eso, y aunque cueste, es importante marcarse unos horarios y tratar de respetarlos, teniendo en cuenta que siempre existirán momentos en los que estés desbordado y tengas que invertir más horas para terminar un proyecto o un encargo. Al margen de estos momentos punta, es importante respetar esos horarios de descanso para evitar que el cansancio y el agotamiento pueda tener consecuencias importantes a nivel de salud, e incluso de eficacia y de productividad. Recuerda también que las jornadas largas de trabajo encadenando semana tras semana también puede generar un estado de frustración permanente por no poder pasar todo el tiempo que se quisiera con la familia o con los amigos, teniendo la sensación de que solo se vive para trabajar.

autonomo

3. Planifica tus jornadas. Además de marcarte unos horarios para garantizar tus ratos de ocio y de descanso, también es necesario que te planifiques tus jornadas laborales. Ser tu propio jefe no es facil para muchos, y por eso, es necesario planificar los días marcando unas actividades, reuniones y el tiempo de trabajo para mejorar tu productividad y asegurar que no pierdes el tiempo. Recuerda, el tiempo es oro.

4. Diversifica y sigue buscando clientes. Puede que pienses que estás al máximo de trabajo. Puede que te acomodes y que pienses que con lo que tienes, te basta y te sobra para vivir. Pero cuidado. De repente, ese gran cliente que te aporta un porcentaje importante de tus ingresos puede quebrar de repente, o  decide dejar de contar contigo para irse con la competencia. Por eso, además de tener un colchón detrás diversificando y contando con distintos clientes, es importante no dejar nunca la labor comercial, o al menos, no dejar de venderse en redes sociales para que los potenciales clientes sepan lo que valemos.

5. Decide. Una de las cosas buenas de ser autónomo es que eres tu propio jefe y tienes capacidad de decidir. Capacidad para decirle no a un cliente que no va con tu filosofía, o que no quiere pagar lo que vale tu trabajo. Capacidad para establecer tus precios, capacidad para decidir con  quien colaboras,  o capacidad para decir que no cuando te llaman a las 10 de la noche o un domingo por la tarde.

decidir que prefieres pagarle una cuota a una asesoría e invertir el tiempo en salir a vender en lugar de perderlo con la contabilidad.

Post your thoughts


+ 6 = trece