Vuelve a las aulas para relanzar tu carrera profesional

Dice la cultura popular que en chino, crisis también significa oportunidad. Nosotros hemos acudido a un traductor y tenemos nuestras reservas, pero entendemos el trasfondo de la frase. Y es que estos últimos años, muchas personas se han visto obligadas a cambiar su carrera, bien sea por un negocio fallido, despidos o incluso porque han salido del centro formativo y no han encontrado trabajo.

Una de las salidas de todas estas personas ha sido volver a las aulas, una alternativa que enseñanzas medias se realizaba pero que estaba menos vista al finalizar los estudios superiores. Hacer un máster es siempre una buena noticia, tanto después de terminar nuestra carrera o tras contar con cierta experiencia labora. Reconozcámoslo: cuando tenemos 18 años muy pocos sabemos qué hacer con nuestra vida e incluso al sumergirnos en el mundo laboral descubrimos que quizás lo que hemos estudiado no nos emociona. Hay que tener en cuenta algo: la vida es muy larga y dedicamos un tercio de nuestro día a trabajar, por ello no podemos dejar nuestra carrera al azar.

Es importante diferenciar los másteres. Mientras que algunos son necesarios para ejercer una profesión (es el caso del CAP para el profesorado o de investigación), otros se orientan a la especialización, tanto para profesionales junior como para otros que ya cuentan con una dilatada carrera y por ejemplo pasan a ocupar un puesto que requiere labores de administración.

Un master siempre es una buena idea porque….

  • Aumenta nuestra empleabilidad. Sí, podemos contar con una carrera y una experiencia profesional, pero a igualdad de condiciones, un master es un elemento diferenciador.
  • Los masteres nos abren las puertas a puestos de mayor retribución, por encima de licenciados, técnicos o diplomados.
  • Los ascensos. Dentro de una empresa, los másteres nos permiten ascender a puestos de mayor categoría o ser los directores de proyectos.
  • Ampliar nuestra red de contactos. Volver a la universidad, ya sea de forma presencial o telemática, nos permite conocer nuevos perfiles profesionales similares al nuestro y fomentar sinergías.
  • Orientar nuestra carrera. Un master nos habilita y especializa hacia áreas más concretas que una carrera. Así, un ingeniero que prefiere la dirección al trabajo de obra, encontrará un MBA vital para orientar su trayectoria profesional futura hacia lo que busca, o alguien que quiere dedicarse al ecommerce o al marketin electrónico, encontrará su camino en un máster como el MeBA.

Post your thoughts


9 × = sesenta tres