El caso Neymar y el “fair play financiero” en el fútbol

A lo largo de las últimas semanas los aficionados al fútbol hemos asistido estupefactos a un hecho único (por las dimensiones financieras): el fichaje de Neymar da Silva Santos Júnior, más conocido como Neymar, por el Paris Saint Germain por 222 millones de euros, su cláusula de rescisión. Si bien no es la primera ni la última cláusula que se paga, este fichaje tiene una trascendencia especial porque podría haber roto el “fair play financiero”.

Esta norma de la UEFA data de 2011 y  permite sancionar a  a clubes como PSG y Manchester City, que se encuentran en manos multimillonarios, a diferencia de otros clubes como Real Madrid, Fútbol Club Barcelona o Athletic Club de Bilbao, que pertenecen a sus socios y por tanto son a ellos a los que se les debe rendir cuentas, ya que el patrimonio es suyo.

A modo de resumen, las normas del fair play financiero en el fútbol dictan:

  • Los clubes clasificados en competiciones UEFA no pueden tener deudas pendientes con otros clubes, con sus jugadores o con las autoridades tributarias.
  • No pueden gastar más de lo que ingresan (punto clave en el caso Neymar).
  • Las cifras serán estudiadas por el Comité de Control Financiero de Clubes de la UEFA, pero no solo de la presente campaña, sino de las tres anteriores.
  • Como caso excepcional, podrán gastar 5 millones más de los que ingresan, pero con ciertas limitaciones. Para promover la inversión en estadios, campos de entrenamiento y desarrollo del fútbol juvenil, todos estos gastos quedan excluidos del cálculo.
  • Incumplir las normas no implica la exclusión de competiciones, primero se procederá por este orden: a advertir, amonestar, multar, retirar puntos, retención de ingresos, prohibición de fichajes, descalificación y retirada de títulos.
  • Se investigarán las asociaciones con patrocinadores y los acuerdos con holdings a la hora de adquirir jugadores.

El caso Neymar ha sentado un peligroso precedente en el fútbol que amenaza no solo con alterar la competición tal y como lo conocemos, sino que podría salirle mucho más caro al PSG si la UEFA entra de facto a investigar esta transacción.

Post your thoughts


− 1 = cuatro