¿Cuándo me ingresa Hacienda la devolución de mi declaración?

Tras la temida entrega de la declaración de la renta – que insistimos, es un proceso normal y necesario para mantener una serie de servicios públicos de los cuales todos disfrutamos -, llega el momento de saldar cuentas. Aunque solemos preferir que nos salga a devolver, ya te contamos que no todo es tan malo si nos toca pagar, ya que eso significa que estamos ganando un sueldo al menos aceptable y además, hemos disfrutado de una porción que no nos correspondía.

Pero si nos sale a devolver, vamos a disfrutar de un pellizquito que nos podría venir genial para disfrutar de las vacaciones. Como sabes, el periodo para entregar las declaraciones va de abril a junio, sin embargo, Hacienda dispone de hasta 6 meses para devolverte tu dinero. Así que no desesperes.

¿Cuándo me devuelve Hacienda mi dinero?

En general, cuanto antes entregues tu declaración, antes podrás disfrutar de la devolución, que llegará a la cuenta bancaria facilitada en el documento. Y es que Hacienda empieza las devoluciones 48h después de empezar la campaña. En promedio, aproximadamente suele costar en torno a un mes. Si además optas por modos telemáticos para realizarla, seguramente agilices el proceso y puedes recibirlo cuanto antes.

No obstante, recuerda que Hacienda podría irse a los 6 meses e incluso, en circunstancias excepcionales, rebasarlos. Si se da esta situación, se te abonará algo más en concepto de intereses por demora.

Asimismo, si el importe de devolución supera los 3.000 euros, el proceso podría retrasarse aun más ya que suelen realizar una serie de comprobaciones adicionales sobre los datos presentados.

En todo caso, si quieres consultar de forma aproximada cuál es el estado, siempre puedes acudir a esta sección de la web de la Agencia Tributaria.

 

¿Y si me ha salido a pagar?

Si por el contrario, el resultado de tu declaración ha salido a ingresar, dispones de la posibilidad de fraccionar e incluso aplazar el pago. Si optas por el primero, abonarás el 60% al entregar la declaración y el resto tendrás de plazo hasta noviembre. Aplazar es más complicado, ya que requiere que demuestres que no puedes abonarlo y se te gravará con un 5% de interés.

En casos en los que el ingreso supere los 6.000 euros, incluso se puede solicitar un aval.

Eso sí, decidas lo que decidas, paga siempre o te enfrentarás a un embargo de bienes y  recargos de hasta un 35% sobre la deuda.

Post your thoughts


+ seis = 13