¿Te imaginas trabajar gratis de aquí a final de año?

Puede parecer increíble pero esto sucede aproximadamente entre la mitad de la población. Y es que según un informe reciente, las mujeres españolas trabajan gratis 52 días al año, una cifra asombrosa que todavía es mayor si cruzamos los Pirineos porque en Europa estas jornadas se van hasta los 59 días, ya que allí ganan de media un 16,2% menos.

No, no es que las mujeres trabajen gratis, es el resultado de la brecha salarial todavía vigente en la actualidad por la cual los hombres cobran más que las mujeres. Las causas son variadas. Para empezar, son los hombres los que copan los cargos directivos en las empresas. Tampoco podemos olvidarnos de los trabajos sin remuneración como son las tareas del hogar o el cuidado de niños, ancianos y mayores, una actividad largamente infravalorada sin la cual el engranaje social tal y como lo conocemos no sería posible. Las cifras no engañan: mientras que los hombres dedican de media semanal 9 horas aproximadamente, las mujeres alcanzan las 22 horas.

Esta realidad que afecta tanto a países desarrollados como no desarrollados tiene consecuencias a todos los niveles. Sin ir más lejos, al final de la carrera laboral esta desigualdad también es evidente a la hora de las pensiones. También sucede en el momento de tener descendencias. Hasta ese momento las carreras de hombres y mujeres discurren paralelos, pero con la baja por maternidad o paternidad, la cosa cambia y las posibilidades de desarrollar carrera en una empresa parecen truncarse al situar un techo de cristal a través del cual es muy complicado que atraviese una madre.

Está claro que poco a poco esta realidad debe ir cambiando. Por un lado apoyado por la legislación, que vele por la igualdad de derechos y responsabilidades, pero también a nivel cultural., entendiendo que en una familia debe haber compromiso por ambas partes y que la conciliación laboral es necesaria para que la sociedad como tal exista.

Post your thoughts


6 − cuatro =