Reflexiones sobre el Foro de Davos

Artículo de opinión de Mª Ángeles López Artal

El Foro Económico Mundial, también llamado Foro de Davos, reúne anualmente a más de 2500 participantes entre jefes de estado, empresarios, altos ejecutivos y otros personajes relevantes de la sociedad civil. Aunque sus decisiones no son vinculantes, el Foro se ha convertido en un escenario de opinión muy relevante. Debemos reconocer que vivimos un momento en que la falta de rigor invade la esfera económica y política de todo el mundo. Funcionamos a golpe de 140 caracteres y tanto el relativismo como el absolutismo se muestran como la mejor bandera del populismo creciente, de manera que, saber que hay unos cuantos centenares de expertos hablando de nuestro futuro, se me antoja, a priori, muy positivo. Sin embargo, aun siendo defensora a ultranza de nuestro malherido Sistema, no he podido evitar cierto escepticismo al leer algunas de las opiniones vertidas en DAVOS.

Así, me puse a temblar cuando, entre un líder chino que defendía a ultranza la globalización, y una nueva corriente americana que propugna la vuelta al proteccionismo, había un profesor de una de las Universidades más prestigiosas del mundo que dijo: “lo único que está claro es que no hay nada claro”. Parece que el mundo da vueltas, sí, pero de forma aleatoria.

Por su parte, el lema de este año me dejó fría por su ambigüedad: “liderazgo responsable y receptivo”. Me recordó a esos juegos de palabras, muy creativos por cierto, con los que puedes formar una frase o texto coherente con solo combinar filas y columnas al azar. Una gran trampa que nos ofrece el lenguaje y que a veces parece que lo utiliza algún político para enriquecer el discurso. Me he dedicado un rato a crear uno por si alguien quiere utilizarlo para diseñar un título:

LIDERAZGO

PROACTIVO

RECEPTIVO/A

DIRECCIÓN

RESPONSABLE

DINAMICO/A

ESTRATEGIA

COHERENTE

FLEXIBLE

GOBIERNO

EFICIENTE

EFICAZ

REGULACIÓN

INTERDISCIPLINAR

PRODUCTIVO/A

En vez de “liderazgo responsable y receptivo”, el Foro de DAVOS podría haberse llamado “estrategia coherente y flexible”, utilizando prácticamente los mismos argumentos para su explicación. Que miedo da la semántica.

Críticas a un lado, creo que éste, y cualquier otro Foro en el que se fomente el diálogo y la autocrítica, es más que necesario. Los líderes de DAVOS han coincidido en que la desigualdad económica, la polarización social, los riesgos geopolíticos y los crecientes peligros medioambientales, son los riesgos principales del mundo actual y futuro. Riesgos que se escapan de la esfera estrictamente económica e impactan de lleno en el ámbito de la decisión política ya que, para su solución necesitan, entre otras cosas, una profunda reforma del sistema capitalista. No podemos conformarnos con revitalizar el crecimiento económico sino que también debemos hacerlo más equitativo para evitar, entre otras cosas, la indignación y el enfado que nos genera saber que el 1% de la población acumula el 80% de la riqueza en el mundo.

M. Ángeles López Artal. Economista

Fotografía: World Economic Forum

Acertius no se compromete ni se hace responsable de las ideas vertidas en esta sección del blog.

Post your thoughts


9 − = cuatro