La importancia de hablar de dinero con tus hijos

El dinero es probablemente uno de los temas menos cómodos de hablar con nuestros hijos, solo superados por la muerte o el sexo. No nos gusta hablar de dinero con ellos y cuando lo hacemos, lo abordamos tarde y mal. ¿Nos da vergüenza? ¿Sonaremos avariciosos? Sea como sea, que un niño entienda cómo son las finanzas personales puede evitar grandes disgustos en su juventud y en la vida adulta. Y es que la economía condiciona la vida diaria.

Según los expertos debemos enfrentarnos al tema del dinero a partir de los 7 años y hacerlo de forma clara. Es fundamental que comprendan que las cosas cuestan dinero, tienen un valor y que el dinero llega fruto del trabajo. No hace falta complicarse, el ejemplo más cotidiano lo tenemos en la paga semanal.

Así, los hijos deben asumir cierta responsabilidad de la planificación para asumir ciertos (pequeños) gastos. Es muy importante que los niños no supediten su paga a otras actividades como por ejemplo las notas o las tareas domésticas: estudiar y hacer las tareas del hogar no es algo negociable. Y es que si en un momento determinado la familia pasa por aprietos económicos, los niños no entenderían por que han dejado de gratificarles económicamente.

Otro concepto que deben interiorizar a partir de los 7 años es el ahorro, un euro puede ser una buena cantidad para comenzar. El ahorro al final es un premio y nos permite adquirir cosas que no podemos pagar con una sola paga.  Para ello necesitamos constancia y tiempo. Una buena forma de fomentar el ahorro es incentivándolo, por ejemplo por cada 10 euros ahorrados los padres pueden contribuir con un euro más. Más que juntarlo todo en una hucha, se recomienda ahorrar con varias metas diferentes, para que no crezca la sensación de que ese dinero es suyo y que pueden hacer lo que quieran.

Finalmente, debemos dar ejemplo. No sirve de nada enseñar a gestionar las finanzas y el ahorro si luego nos ven derrochar o intuyen la falta de previsión.

 

Post your thoughts


+ cuatro = 10