Y tú, ¿eres un jefe o un “gefe”?

No, no le hemos dado una patada al diccionario, los “gefes” o gestores de felicidad son un nuevo concepto de encargados cuya meta no es única y exclusivamente la productividad y los beneficios por encima de todo. Se acabaron los jefes despiadados, es el momento de encontrar líderes capaces de motivar a los trabajadores, transformando lo intangible de un grupo en tangible.

Porque en un entorno empresarial tan abierto y competitivo, la diferencia se encuentra en el estímulo de cada una de las personas que conforman la compañía. Según María Graciani, la periodista y autora de “motivulario”, el libro sobre motivación que primero acuñó el término “gefe”, “es vital mantener la moral alta para crecer y crear algo con valor”.

La función primordial del ejecutivo de la empresa es lograr que cada uno de los trabajadores mejore y se desarrolle con la misión de conseguir el ánimo y la identificación con los objetivos de la empresa. Una persona motivada está un 80% enfocada en su rendimiento, una cifra que desciende hasta valores inferiores al 50% si está desmotivada.

La felicidad y crear un buen ambiente en la empresa es la clave. Varios estudios evidencian que el salario no es el principal factor desencadenante de la felicidad. Y es que los empleados valoran mucho más un buen ambiente laboral, algo que se consigue cuando un jefe está más pendiente del trabajador que del cliente.

¿Qué características debe tener un buen “gefe”?

Para empezar, un buen jefe tiene que ser una buena persona. El liderazgo fundamentado en el cariño genera respeto y compromiso, algo que jamás se consigue a través del despotismo.

Además, un buen jefe no debe confundir ambición con avaricia. Es necesario inculcar la pasión y el esfuerzo desde la realización y la visión de un objetivo común.

Así mismo, también hay que pulsar la tecla del orgullo. Nada hay mejor que unos empleados y clientes orgullosos de pertenecer a una marca, ya sea como consumidores o como una parte del engranaje que hace que todo sea posible.

Post your thoughts


cuatro − = 3