Ventajas y desventajas del teletrabajo

En Opinión profesional hemos hablado en varias ocasiones del teletrabajo y del interés que deberían tener las empresas en implantarlo, total o parcialmente, por las ventajas que les aporta: no requerir una oficina de grandes dimensiones, la creación de puestos de trabajo itinerantes, ahorro en costes fijos y en infraestructuras derivado de esta forma de trabajo. Y aun así, hay muchas empresas reacias a esta forma de trabajar.

Por supuesto, para los empleados el teletrabajo también reporta numerosas ventajas: flexibilidad de horario para adaptar nuestra jornada laboral, ahorros de tiempo y dinero en los traslados a una oficina que está en tu propia casa y la comodidad de trabajar desde tu hogar. Pero no todo el monte es orégano: es necesario contar con cierta capacidad de organización y tolerar el aislamiento que supone dejar de ver a tus compañeros y superiores en la oficina.

Quizás el punto de equilibrio para muchas empresas y empleados se encuentre en el punto medio, permitiendo el teletrabajo durante un par de jornadas a las semana o solo por las tardes, de modo que la “desconexión” sea parcial.

Pero las desventajas del teletrabajo siguen ahí: esa sensación de estar fuera nos hace temer, no solo por las posibilidades de ascenso, sino también por la continuidad de nuestro empleo en las horas más bajas. Tememos que la conciliación personal pueda tener un coste laboral.

Trabajar en casa no es fácil: el ambiente es propicio a despistarse, porque es el lugar donde tendemos a distraernos, estar con los nuestros y descansar. Y nuestra familia no ayuda demasiado con interrupciones o parones derivados de encontrarse en casa. De ahi que sea tan importante imponerse horarios.

En resumen, es necesario que todos cambiemos el chip: la empresa ha de cambiar esa cultura del presentismos, fomentando una organización que se reúna periódicamente de forma presencial, cerrando objetivos claros y también ofreciendo flexibilidad de horarios y de puestos de trabajo para ayudar al trabajo a distancia.

Hoy en día disponemos de todas las herramientas tecnológicas necesarias para poder trabajar en cualquier parte.  El teletrabajo ha llegado para quedarse

Post your thoughts


7 − = tres