Un estudio demuestra que ser más inteligente no te hace rico

Menudo jarro de agua fría acaba de lanzar el MIT en su último estudio: aquellos que piensen que la inteligencia y el trabajo duro son las claves del éxito – entendido como que viene de la mano de la riqueza, algo que no siempre es cierto – , no pueden estar más equivocados. ¿Es el fin de la meritocracia?

La distribución de la riqueza sigue un patrón conocido como la regla del 80:20, es decir, que el 80 de la riqueza está solo en el 20% de la gente. Esta regla no falla, dándose en todas las sociedades y en todas las escalas.

Pero no se concentra en los que más lo merecen. Es decir, que no son las personas más inteligentes, talentosas, trabajadoras las que logran hacerse ricas. ¿Qué determina la riqueza? ¿Cómo podemos sacar partido de ellas?

Una simulación del talento humano y su uso llevado a cabo por Alessandro Pluchino de la Universidad de  Catania lo explica: todo es cuestión de suerte, o lo que es lo mismo, que los individuos más ricos son los más afortunados por cómo las sociedades optimizan las inversiones que realizan. O lo que es lo mismo, jugar bien tus cartas.

Durante nuestra vida laboral de unos 40 años experimentamos momentos de suerte que podemos aprovechar si tenemos el talento suficiente. Pero también llegan las vacas flacas. Tras pasar su modelo, se volvía a cumplir la regla del 80:20. Y no, nunca la mayor riqueza correspondía con el perfil de mayor talento.

¿Cómo podemos aprovechar nuestros momentos de suerte? De manera simplificada, de la misma forma que lograríamos ganar más dinero en la ruleta de un casino: diversificando nuestras apuestas.

Esto nos da una idea a nivel personal de lo abiertos que debemos estar hacia nuestras oportunidades, el networking y nuestras inversiones. No cerrarnos puertas, sino simplemente abriendo otros horizontes.

A nivel global como país, las inversiones y el acceso a subvenciones en investigación en áreas como la salud, la ciencia o el arte son siempre una buena idea: cuantas más facilidades se pongan, más personas trabajarán y por tanto habrá más papeletas para lograr el éxito.

 

Post your thoughts


− 3 = dos