¿Salimos de la zona de confort? Los cambios también pueden ser buenos

En este país que estaba tan poco acostumbrado a los cambios, la crisis económica nos ha acostumbrado a los cambios, a la inestabilidad, al fin de los empleos para toda la vida. Lo más importante, es saber adaptarse a los cambios y verlos como una oportunidad para seguir avanzando en la carrera profesional. En ocasiones, incluso cuando no hay cambios en el horizonte, es bueno provocar tú mismo los cambios, salir de la zona de confort, y abrir nuevos caminos para cambiar rutinas, estrés, trabajos en los que no te sientes realizado o bien pagado,  y seguir hacia adelante para sentirte mejor y lograr nuevas metas profesionales.

Cambiar de empresa, buscar nuevos clientes si eres autónomo, o abandonar un trabajo para estudiar algo que realmente te realice es en ocasiones necesario, aunque no siempre estemos dispuestos a dar el salto. En unos casos, por los problemas económicos que puede implicar dicha decisión. En otros casos, por el miedo al salto al vacío y al fracaso que puede conllevar una acción de este tipo. En este proceso de cambio meditado y buscado es importante ser consciente de nuestras propias capacidades y de la posibilidad de salir con éxito de estos cambios que queremos provocar en nuestras vidas.

Zona de confort

A veces, el cambio simplemente es la habilidad de anticiparse a hechos que innegablemente van a aparecer en nuestras vidas profesionales, y lo que hacemos es aprovechar el momento para cambiar cuando nosotros decidamos, y no cuando lo decidan agentes externos. A fin de cuentas, los cambios implican movimiento y evolución,  y frente a la estabilidad y el impulso automático que nos hacen mover cada mañana, los comienzos de ciclo nos aportan una dosis extra de energía y de vitalidad que nos ayudarán a llevar a buen puerto los cambios deseados.

Los cambios, bien gestionados y con la cabeza fría, nos ayudan a crecer y a desarrollar no solamente nuestra carrera profesional, si no también nuestra personalidad y nuestra forma de entender la vida. De hecho, es muy probable que incluso una parte importante de nuestro entorno se manifieste contrario a los cambios que queremos realizar por el miedo a perder lo que se tiene y a las consecuencias negativas que esta decisión puede traer en el futuro por el temor a lo desconocido. Miedos que hay que superar, porque al final, de lo que se trata es de ser feliz al trabajar en lo que te gusta y en las mejores condiciones posibles.

Post your thoughts


dos × = 14