Qué tipos de contrato de trabajo hay

El contrato es el documento que establece los derechos, obligaciones y condiciones de un trabajador, así como su relación con el empleador. No obstante, no solo hay un tipo de trabajo. En el mercado laboral español encontramos hasta 6 tipos. A continuación,  una resumen de los tipos de contrato y sus principales características.

Contrato de trabajo temporal

Son los más habituales en periodos de alta demanda, como en festivos o en épocas turísticas, en especial en el sector servicios. Se divide en tres tipos: el contrato por obra o servicios, con una duración incierta y el derecho a 12 días de retribución por año trabajado, los contratos eventuales, empleados para necesidades puntuales . Como el anterior, les corresponde 12 días de retribución por año trabajado y su duración no puede exceder los 6 meses. Finalmente se encuentra el contrato de interinidad o relevo,  donde la duración depende de la sustitución que se esté realizando.

Contrato de trabajo en prácticas

En este tipo de contrato el trabajado aspira a poner en práctica la formación que está recibiendo o que ha recibido en los últimos 5 años previos a la contratación.

Este tipo de contratos tiene una duración estipulada entre los 6 meses y los 2 años y ha de tener una compensación económica que no puede ser inferior al 60% del salario de un trabajador con las mismas funciones.

Las empresas que realicen este tipo de contrato pueden contar con incentivos, en caso de que el trabajador sea menor de 30 años o tenga una discapacidad igual o superior al 33%

Contrato de trabajo para la formación y el aprendizaje

Este tipo de trabajo tienen como objetivo lograr la inserción laboral entre los trabajadores más jóvenes, permitiendo simultáneas la formación y el empleo.

Este tipo de contrato solo puede realizarse a trabajadores entre 16 y 30 años y puede tener una duración de entre 1 y 3 años y su retribución dependerá del convenio, siendo el mínimo el SMI.

Las empresas que realicen este tipo de contrato pueden recibir beneficios fiscales, como la reducción de su cuota empresarial y bonificaciones en caso de que este contrato se convierta en indefinido.

Contrato de trabajo indefinido

Este tipo de contrato  se caracteriza por no tener límite en su duración, lo que supone una mayor estabilidad para el trabajador, si bien la empresa siempre podrá finalizarlo previo aviso e indemnización.

La realización de este tipo de contratos ofrece ventajas a la empresa, especialmente si la contratación se realiza a grupos concretos como jóvenes, mayores de 50 años, personas en riesgo de exclusión, etc.

Si tienes cualquier duda, no dudes en ponerte en contacto con nuestro servicio de Asesoría ¡En Acertius estaremos encantados de asesorarte!

 

Post your thoughts


8 − = dos