Los 8 propósitos para mejorar tu productividad en 2018

Cuando eres tu propio jefe, a veces cuesta desconectar. Tienes tantas cosas que hacer que no sabes por dónde empezar. Y es que parece que nunca terminamos la jornada porque siempre queremos adelantar algo para mañana. Así, parece que necesitáramos días de 40 horas. Contrariamente a lo que pueda parecer, a veces menos es más. Es decir, que hay que saber organizarse para ser más eficiente con la gestión de nuestro tiempo. ¿Nos proponemos estos consejos para 2018?

Usa tu agenda para planificar el día siguiente

Todo un clásico: comprarnos una agenda y dejar de usarla a la semana. A día de hoy disponemos de apps para poder escribir y controlar con un simple vistazo lo que tenemos que hacer, organizarnos y priorizar actividades.  Así no nos olvidaremos nada y podemos prever si estamos sobrecargando la jornada.

Se realista con las citas

Llamadas, reuniones, visitas… cosas que sobre el papel deberían hacerse rápidamente pero que acaban ocupándonos más de lo previsto. Nunca subestimes las gestiones que requieren de otras personas. Queda en terreno neutral para que no se demoren y lleva preparado un esquema de lo que quieres hablar para evitar divagar.

Aprende a delegar

No tienes que hacerlo todo. Es fundamental que confíes en los miembros de tu proyecto para no tener que trabajar dos veces y siempre que sea posible valora la opción de la externalización: tareas de gestión, limpieza, distribución… a veces nos llevamos muchos quebraderos de cabeza por algo que no controlamos. Merece la pena dejar en manos de un profesional.

Cíñete a tu horario y días laborales

Puede que seas tu propio jefe, pero eso no te exime de tener vida. Se estricto con tu tiempo de comidas, descanso, deporte y ocio, porque todos ellos son vitales para que luego puedas dar lo mejor de ti en tu trabajo. Tu familia y calidad de vida te lo agradecerán.

Cuidado con la tecnología

La tablet, el móvil y el pc nos permiten trabajar desde cualquier lugar del mundo y a cualquier hora…por eso mismo es fundamental ser inflexibles con los horarios. Si no puedes resistirte a responder a un email o hacer una llamada, quizás es mejor que pongas el modo avión de tu teléfono de trabajo.

Bienvenido a la nube

Las nuevas tecnologías pueden provocar que estemos geolocalizados y conectados las 24 horas, pero eso tiene sus ventajas si sabes sacarles partido. Una de esas herramientas fundamentales es la nube: un servicio que actúa a modo de disco duro virtual que se encuentra en internet y que posibilitará que podamos acceder y compartir documentos desde cualquier lado y con cualquier persona. Todo sincronizado y al alcance de la mano.

No dejes la contabilidad para última hora

Llevas razón: la contabilidad es un rollo. Pero no cuesta nada pasar facturas, presupuestos y gastos a nuestro balance contable continuamente o enviarlos a la asesoría. Si lo dejas para el final, será peor (y quizás más caro).

Prioriza

Está claro que los principios son duros y que tenemos que aceptar todo lo que surja, pero conforme ganamos en experiencia, aprendemos a ver qué nos reporta más beneficio y qué no. La prioridad es clara: aquellos clientes que son claros y contratan nuestros servicios. Otros solo nos traen dolores de cabeza. Es duro, pero el tiempo es muy valioso como para perderlo.

 

 

 

 

 

Post your thoughts


+ 6 = siete