La importancia de la decoración de Navidad en el comercio

Si tienes un negocio, probablemente en estas fechas hayas preparado para la ocasión tu establecimiento, ya sea físico u online: unas guirnaldas, una nueva cabecera para tu web, luces y guirnaldas, árbol de Navidad, renos y Papá Noel, música ambiental… esas pequeñas cosas que marcan la diferencia y animan a comprar.

Muchas personas dudan si aprovechar el tirón estacional merece verdaderamente la pena o por el contrario, se trata de una inversión de tiempo, recursos y materiales que no se traduce necesariamente en ventas. Sin embargo, los expertos en marketing aseguran que sí, pero ¿pueden ser responsables de que incluso lleguemos a vender menos en caso de no contar con ellas o de contar con una decoración que no esté a la altura? Está claro que la decoración incide a la hora de potenciar las compras no solo en el interior del establecimiento, sino también en las calles, ya que anima al consumo, hace que la gente salga más a la calle, y atrae a turistas y compradores de otras poblaciones.

Por eso, en aquellas ciudades en las que no se potencia la decoración navideña, las asociaciones de comerciantes suelen protestar. Por ejemplo, la Asociación de comerciantes de Alicante ha dejado patente su malestar con la decoración navideña de su ciudad, al asegurar que el retraso en el montaje de las luces y la poca originalidad en su diseño provocará una disminución de ventas notable, según cuentan en el diario Información.

Al parecer, en 2013 y fruto de la crisis, el Ayuntamiento decidió destinar una partida económica más austera a la decoración navideña. Ese año la asociación asegura que vendió  un 20% menos y no quieren que vuelva a repetirse. Además, ponen como ejemplo otras grandes ciudades de similar potencial como Mallorca, Valencia, Murcia o Málaga. Para ello su solución pasa por  una mayor inversión y diseños originales.

En Zaragoza, la escasa iluminación de Navidad, limitada prácticamente a tres calles y a la plaza del Pilar, también ha provocado numerosas quejas por parte de los comerciantes, que se lamentan de la escasa inversión municipal a la hora de decorar la ciudad durante las fiestas navideñas.

Y es que las luces y decoración de Navidad no solo incentivan el comercio en si mismo, sino que crean espacios que atraen para las compras, pero también dan nombre a la ciudad y aumentan la afluencia de visitantes.

El debate está servido: ¿Hasta qué punto aumentan las ventas la decoración navideña? ¿Es una mayor decoración navideña garantía de ventas? ¿Quién debe asumir su coste?

Post your thoughts


nueve + 1 =