La figura del compliance officer, cada día más imprescindible en España

El compliance officer es una figura imprescindible para las empresas anglosajonas, especialmente para las estadounidenses. Y por suerte, esta figura, también conocida como resposable del cumplimiento normativo, está cada vez más presente en las empresas españolas. El entorno que regula a las empresas para asegurar el cumplimiento de la normativa y la transparencia es cada vez más complicado tanto a nivel nacional como internacional por culpa de los escándalos financieros y problemas contables que han surgido en los últimos años.

Y ahí es donde entra esta figura que ayuda a prevenir, supervisar, detectar riesgos y resolver determinados problemas poniendo en marcha medidas preventivas. La labor de compliance es imponer la cultura del cumplimiento normativo  y el de la ética empresarial, asesorando a entidades y empresas para que no se salen ninguna normativa, desde el punto de vista legal, pero también desde el punto de vista ético. Porque una de las grandes diferencias del compliance officer con respecto a las asesorías jurídicas tradicionales es que en su trabajo también impera el punto de vista ético, ya que hay veces que una empresa puede cumplir las normas legales, aunque con métodos que podrían calificarse de inmorales.

Compliance

Una labor especialmente importante, dado que en estos momentos, y desde la reforma del Código Penal, las penas pueden imponerse también a la empresa si un empleado comete un delito por no haber sido controlado por los administradores de la compañía. Es decir, el compliance tiene como objetivo evitar que un problema individual provocado por el mal proceder de un empleado, pueda terminar siendo un auténtico problema para la empresa.

En esta situación, en la que el administrador de una empresa puede ser condenado con elevadas penas por la acción de un empleado, o por desconocer la normativa de un país en el que se está trabajando, entra en juego la necesidad de tener un compliance officer que se encarge de cumplir la normativa legal y evitar que existan problemas. Pero para que el compliance pueda ser efectivo 100%, es importante que los responsables de controlar que se cumple la normativa vigente tengan autoridad, recursos, y por supuesto, independencia para poder desarrollar su trabajo.que n solamente es lograr la legalidad y la transparencia en la empresa, sino que también debe controlar a sus proveedores y subcontratas para asegurar que todos los aspectos que rodean a la compañía están cumpliendo con la normativa.

Y por supuesto, que su trabajo no quede relegado y aislado, sino que sea compartido por todos los departamentos de la empresa. De hecho, es fundamental que la plantilla de la compañía asuma que el compliace es tarea de todos, y que cada empleado sea responsable en su propio departamento o labor de cumplir la normativa legal y ética. Si quieres más información sobre el Compliance Officer, y cómo implantarlo en tu empresa, ya sea una gran compañía, o una PYME, puedes ponerte en contacto con Acertius.

 

Post your thoughts


cinco × 1 =