El running potencia la superación y la cultura del esfuerzo

El running está cada día más de moda. Entre la gente, pero también entre las empresas. Cada vez son más las compañías que no solo patrocinan carreras como una forma de promocionarse y llegar a nuevos clientes, sino que potencian la práctica de este deporte entre su plantilla creando equipos internos que salen a correr tras la jornada laboral o durante el fin de semana.

¿El motivo? Que con la práctica del running se está tratando de recuperar valores que parecía que se habían perdido. Valores como la superación, la capacidad de sacrificio o la cultura del esfuerzo. Una filosofía de vida que en definitiva es buena para la buena marcha de la compañía y para crear unos lazos de compañerismo y de compromiso frente al individualismo que redundan en un mejor ambiente laboral y en una mejora de la productividad.

De hecho, un equipo interno de running es la fórmula ideal para que los empleados unan lazos más allá de la oficina o de la empresa y desarrollen una identidad común y un sentimiento de pertenencia a un equipo que muy probablemente luego trasladarán a su trabajo diario, al margen de que también contribuye a mejorar el estado físico y psíquico de las personas que lo practican.

En este sentido, hay distintos estudios, como el realizado por la Universidad de California, que señalan que en las empresas que tienen en deporte integrado reducen el absentismo laboral en un 30%. Además, la práctica del running permite reducir el estrés y la ansiedad entre los empleados, lo que también contribuye a rebajar las bajas laborales provocadas por estos motivos.

 

 

 

 

Post your thoughts


− uno = 3