¿Cuánto tiempo llevas sin irte de vacaciones desde que eres autónomo?

Una encuesta reciente de la  Asociación Nacional de Trabajadores Autónomos asegura que la mitad de autónomos no se irán de vacaciones este verano. Y lo que es peor aun: casi un 20% de ellos llevan más de 5 años sin hacerlo. Algo falla.

Obviamente hay muchas razones, pero entre todas ellas hay dos que sobresalen por encima del resto: el miedo a perder clientes, que ante un “cerrado por vacaciones” pueden buscar una alternativa y quedarse en ella y la segunda, los bajos ingresos. Después de todo, unos días sin trabajar se traducen en que no haya entrada de ingresos, sin embargo los gastos siguen siendo prácticamente los mismos. Tanto es así, que algún autónomo hasta se plantea darse de baja en verano, una solución que no es nada rentable.

Por sectores, son los autónomos de actividades profesionales, científicas y técnicas los que más vacaciones pueden permitirse. Al otro lado de la balanza, aquellos dedicados a actividades sanitarias, comerciales, financieras y la hostelería.  Por edades, son los más jóvenes las que sufren este mal de falta de desconexión, siendo aquellos entre 40 y 54 años los más proclives al descanso.

¿Cómo disfrutar de las vacaciones siendo autónomo?

No es tarea fácil, pero todo el mundo debería permitirse unos días de vacaciones. Como ya hemos comentado anteriormente, esto supone pasar unos días sin generar ingresos, lo que implica tener que tirar de ahorros. Así que es momento de echar cuentas para empezar a planear las vacaciones del año que viene. Después de todo, hacerse autónomo es mucho más que tener obligaciones: eres tu propio jefe, el que se pone sus límites y elige qué hace con su carrera.

Todo pasa por sentarse y calcular cuánto debería aumentar nuestro precio por hora o servicio para podernos permitir un par de semanas off, por supuesto sin olvidar el IRPF, el IVA y los gastos derivados de la Seguridad Social. A veces no es tanto aumentar esta tarifa unitaria sino quizás reducir gastos: alquiler, combustible, servicios, asesorías… Otra alternativa es distribuir esas horas que vamos a descansar a lo largo del año, de modo que sigamos trabajando lo mismo, pero con mayor carga de trabajo durante el resto del año para poder sacar unos días libres. Si bien, esto no siempre es posible en todos los casos.

En todo caso, si no nos podemos permitir unos días fuera, es momento de reflexionar un cambio de rumbo.

Post your thoughts


6 × ocho =