Cualidades que debe tener un emprendedor de éxito

Emprender está de moda. Pese a las múltiples horas invertidas, a las largas jornadas de trabajo, a la presión fiscal… Las tasas de emprendimiento siguen creciendo en España, ya que la idea de ser tu jefe, de vivir de tu afición, o simplemente, de ganarte la vida sin depender de nadie más que de ti mismo es atractiva, junto a la dificultad de encontrar empleos bien pagados están llevando a mucho jóvenes y no tan jóvenes a montarse su propio negocio.

Pero… ¿todo el mundo vale para emprender? A fin de cuentas, ser emprendedor es una forma de vida que requiere esfuerzo, mucho trabajo diario, y también una buena dosis de sangre fría para soportar con temple las incertidumbres que nos depara el futuro, entre otras muchas cualidades.

Sin Ilusión no vas a ningún lado. Si no tienes ilusión por emprender, ni lo intentes. Para llegar al éxito, o al menos, para vivir de tu negocio y pagar las facturas todos los meses, tendrás que recorrer un largo y tortuoso camino lleno de problemas, pagos a Hacienda, proveedores… Si no tienes ilusión por tener tu propio negocio, el día a día se convertirá en una auténtica tortura china.

Tener Compromiso. Ser emprendedor es un poco como contraer matrimonio. A la ilusión, hay que aportarle una buena dosis de compromiso. Puedes estar muy ilusionado con poner en marcha un estudio de arquitectura, o por abrir una tienda o por montar una empresa diseño de videojuegos. Pero ese proyecto empresarial es como un hijo que requiere toda tu atención, incluyendo largas jornadas de trabajo y fines de semana. Un hijo que requiere de tu compromiso.

Ser perseverante. Por mucho que tengamos estudios previos, que nos hayan asesorado expertos en poner en marcha proyectos empresariales, en ocasiones, lo único que funciona es el prueba y error. Y más, en estos tiempos tan inestables en los que las encuestas fallan más que una escopeta de feria y que los patrones de compra o de comportamiento se han volatilizado. Antes, muchos negocios sabían que vendían mucho a principio de mes, o los fines de semana, y en cambio ahora, fines de semana en teoría horribles tienen ventas excelentes, y en cambio, fines de semana que deberían ser buenos ofrecen resultados lamentables. Por eso, la perseverancia es fundamental si queremos sacar adelante nuestro proyecto.

Tener iniciativa. Si eres de los que estás esperando sentados en la silla a que te entren los clientes, mejor es que pases de ser emprendedor. La iniciativa para poner en marcha un nuevo proyecto, para buscar nuevos productos o servicios para diferenciarse de la competencia, o para desarrollar una estrategia comercial para captar nuevos clientes es fundamental si quieres que la cosa llegue a buen puerto.

Ser resolutivo. La vida del emprendedor está llena de decisiones, y tambien de sobresaltos. Decisiones que marcan el día a día, desde cómo diseñar un folleto publicitario a la cantidad que debo pedir al banco para realizar una inversión.  Y sobresaltos que te sorprenden cuando menos te lo esperas y que te toca resolver si no quieres que la cosa vaya a más. Por eso, el emprendedor debe ser resolutivo; debe ser capaz de enfrentarse a un problema o una crisis y tener la capacidad de tener la mente fría y poder tomar la decisión correcta para solucionarlo.

¡Arriba la creatividad! Si quieres emprender, y además quieres triunfar, la creatividad es una característica básica. Gente como tú haciendo lo mismo que tú los hay a patadas, así que si quieres diferenciarte, además de ser un gran profesional, te va a tocar innovar y demostrar tu creatividad para llamar la atención y dibujar la línea que te separa el resto.

No te olvides de ser organizado. Si tienes suerte, o capital, podrás tener alguien que te gestione la agenda o el trabajo. En otros casos, sobre todo al principio, te tocará ser telefonista, comercial, llevar la contabilidad, gestionar los impuestos, buscar proveedores… Esta acumulación de tareas y la limitación de las horas que tiene cada día te llevarán a tener ser extremadamente organizado y a llevar una planificación al dedillo. En caso de que seáis varios socios, o de que tengas una mínima organización de empresa, esta organización te ayudará sin duda a que tu vida sea más fácil.

Delega y ganarás en calidad de vida. Un problema de muchos emprendedores es que no saben delegar. Y este, es un auténtico problema para gestionar la empresa, ya que limita la capacidad de crecimiento, genera problemas de funcionamiento, y además, influye en la situación personal del emprendedor, que ve como desaparece su vida personal y que solo tiene tiempo para trabajar al tiempo que su salud empeora. Así que ya sabes, en cuanto puedas, encuentra las personas adecuadas para delegar. Ganarás en calidad  de vida, y el funcionamiento de tu empresa también mejorará de forma considerable.

Post your thoughts


− 1 = dos