Cotizar por ingresos reales: ¿beneficia o perjudica a los autónomos?

Hace unos días  Magdalena Valerio, la ministra de trabajo, aseguró que ” no es razonable que un autónomo con ingresos de 150 euros tenga que pagar la cuota de 300“, abriendo la puerta a que los autónomos dejasen de elegir su base de cotización a cambio de cotizar por sus ingresos reales. ¿Es un beneficio o un perjuicio para los autónomos? 

Obviamente la principal beneficiada por este cambio sería la Seguridad Social, que vería como su recaudación aumentaría más al aumentar el número de personas que se darían de alta como autónomos, y es que muchas personas que ingresan por debajo mínimo del salario mínimo profesional – o incluso por debajo de las propias cuotas de autónomo – pasarían de la economía sumergida a declarar sus ingresos. No obstante, esto sería a corto plazo, porque a medio y largo plazo la Seguridad Social también tendría que soportar un aumento de las pensiones medias de los autónomos, así como de otras obligaciones.

Como ya hemos comentado, son esas personas que hacen trabajos a tiempo parcial o cuyos ingresos no superan el SMI las que verían con buenos ojos ese cambio pero, ¿qué pasa con el resto? Según una encuesta reciente elaborada por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) de la que se hace eco El Independiente, 6 de cada 10 autónomos rechazan esta medida ya que creen que tendrían que aumentar su cuota. De hecho, solo un 22% de los autónomos están a favor.

Es importante resaltar que a día de hoy, los autónomos tienen potestad para elegir su base de cotización y teniendo en cuenta que el 85% de los autónomos cotizan por la base mínima, todos aquellos que superen esa base mínima pasarían automáticamente a tener que asumir un aumento, reduciendo sus ingresos netos.

Así que queda claro: cambiar la forma en la que se elige la base de cotización no gusta a la mayoría de los autónomos, si bien este modo sigue siendo perjudicial e injusto para aquellos con los ingresos más bajos.

Una reivindicación largamente solicitada por el colectivo es el de la rebaja generalizada de la cuota de autónomos, algo que satisfacería a partes iguales tanto a los autónomos con menos ingresos como al resto, incentivando asimismo el acceso al trabajo por cuenta propia. Otra iniciativa con gran respaldo en el sector es el de la reducción del IVA.

Post your thoughts


− 1 = cinco