Cómo gastar menos siendo autónomo: seis trucos para ahorrar

El impuesto de actividades económicas, la cuota de autónomos, suministros… ser autónomo no es ni fácil ni barato. Así que no es de extrañar que te pongas a hacer cuentas y acabes temblando. No vamos a descubrir ningún milagro o trampa no legal, pero si prestas un poco de cuidado a tu  día a día y elaboras una estrategia, podrás gastar menos. O lo que es lo mismo: optimizar tu presupuesto. Todo pasa por reducir gastos fijos.

  • Lo primero es conocer los beneficios fiscales que tenemos por el hecho de ser autónomos, esto es, ayudas, subvenciones o deducciones a los que podremos acceder. Para ello no hay nada como estar informado. Y ahí, desde Acertius podemos ayudarte. Sin duda, una de las más populares para las personas que van a emprender es la tarifa plana para autónomos, que reduce el primer año a 60 euros la cuota de autónomos.
  • Asimismo, hay una serie de gastos que son deducibles en el IRPF de los autónomos, pero no es fácil: Hacienda pone unos requisitos muy estrictos. Pero tranquilos, porque desde nuestro servicio de Asesoría te orientamos para que lo consigas.
  • Contrata una asesoría. Aunque a primera vista puede parecer que si te haces tú mismo todos los trámites ahorras dinero, no hay mayor error. Lo mejor es contar con un profesional. En las asesorías conocemos en profundidad las bonificaciones fiscales y qué temas y conceptos podemos deducirnos, lo que a la larga repercute en unas cuentas más eficientes. Además, también ahorrarás tiempo que podrás dedicar a lo que realmente te importa: sacar tu trabajo adelante y atender a tus clientes para poder facturar.
  • Cuidado con el alquiler: mejor optar por soluciones de coworking, donde se comparte el espacio con otras empresas, lo que nos permite optar a lugares con buena localización e infraestructura. Otra opción es trabajar en casa. Si es el caso, podrás deducirte  algunos conceptos relacionados con los gastos de tu hogar.
  • Lleva el control de tus gastos por escrito: es común dejarse llevar por la improvisación u olvidar gastos, pero si tenemos una libreta o una aplicación, podremos registrarlo todo y tener las facturas a mano.
  • Invierte tiempo en comparar tarifas de la luz, teléfono e internet. La diferencia anual es notable. Y es que es habitual tener potencia contratada superior a la necesaria o pagar por unos datos que no consumimos.

Post your thoughts


7 × siete =