Cómo decorar un despacho en casa

Tener un despacho en casa es una opción cada vez más demanda por los profesionales. Tanto si son freelances que trabajan desde casa, como si trabajan en una oficina pero se llevan trabajo a casa o practican el teletrabajo y acuden a la sede de la empresa solo en contadas ocasiones, los despachos son imprescindibles en el día a día de muchas personas que tienen que poseer en casa un espacio en el que concentrarse y olvidarse precisamente de que están en casa.

Este importante espacio, en el que el profesional pasará muchas horas, debe diseñarse con mimo y con cuidado para crear un ambiente confortable que favorezca la concentración y el ambiente de trabajo, aunque aportando el punto de comodidad que permite tenerlo en nuestra propia casa.

Antes de empezar, es importante elegir un color. Intenta pintar en un color que te relaje y que te invite a concentrarte para ser más productivo en el trabajo. Quizás un tono azul pueda ayudarte en esta tarea, aunque para gustos, como dice el refrán, los colores. Para crear un efecto diferente, puedes poner incluso un papel pintado en una de las paredes.

Tras los colores, otra parte fundamental que mucha gente olvida es la iluminación. Además de aprovechar al máximo la luz natural, mete distintos tipos de iluminación adecuados a cada momento, desde la luz general del techo, al flexo de la mesa o un pequeño punto de luz en alguna mesa o mueble para dar el toque de encanto a la estancia con una luz indirecta.

Respecto al mobiliario, todo dependerá del estilo que le quieras dar. Lo mejor, sin duda, apostar por muebles minimalistas para aprovechar el espacio y delimitar bien la zona de trabajo. Pero es evidente que hay gente que prefiere espacios más sobrecargados con grandes librerías llenas de libros y de objetos relacionados con su trabajo. Lo más importante, que sean muebles prácticos y que además sirvan para almacenar la documentación bien en cajoneras o en estanterías para tenerlo todo ordenado. Tampoco olvides hacerte con una silla ergonómica que sea muy cómoda, ya que vas a pasar sentado en ella muchas horas.

Si el despacho no tiene demasiado color, porque has optado por el blanco tanto en muebles como en paredes, una buena idea puede ser colocar una alfombra. Además de enmarcar el espacio y darle un toque de confort, también te permitirá ponerle algo de color al ambiente. Una función que también puede quedar a cargo de alguna planta verde para darle un aspecto más natural.

La alfombra es una de las grandes protagonistas dentro del despacho de Esther,  esta nos ayuda a enmarcar su zona de trabajo y visitas rompiendo con el espacio de reuniones. Además nos ayuda a aportarle un extra de estilo gracias a su carácter escandinavo.

Si estás pensando en diseñar una oficina en casa, y tienes que hacer alguna reforma para instalarla, puedes ponerte en contacto con Reforma Piso Zaragoza.

Post your thoughts


6 × uno =