Cómo aprovechar un día laborable suelto entre festivos

El 15 de agosto está a la vuelta de la esquina. El día de la Ascensión, un festivo nacional que este 2019 tocará en jueves. Habrá gente que se encuentre inmersa en plenas vacaciones de verano y no le afecte, más allá de no restar ese día a sus correspondientes días de fiesta. Pero a otros nos tocará trabajar el día inmediatamente posterior, el viernes 16 de agosto. Qué pereza. ¿Cómo aprovechamos ese día entre festivos para que sean lo más productivos posible?

Y es que entre festivo y festivo, es muy fácil estar disperso y no aprovechar la jornada. Para evitarlo, os instamos a seguir estos consejos para que la productividad sea la máxima.

Ese día en medio de festivos es el ideal para ponerse al día con el correo, actualizar bases de datos, renovar fichas, contabilizar facturas… tareas que habitualmente solemos dejar para el último momento, pero que pueden hacer que ese día a priori tan poco productivo nos sirva para ponernos al día. Otra tarea altamente recomendable para estos días es la reorganización de archivos, tanto en formato físico como en digital. Asimismo, es un día magnífico para la limpieza: eliminar fichas y archivos obsoletos, papeles viejos, informes antiguos… Si te has fijado, estamos listando tareas rutinarias y aburridas pero necesarias y que agradecerás enormemente cuando vuelvas al trabajo porque te harán la vida más fácil.

Aprovecha los días sueltos para trabajos que sean cortos y fácilmente divisibles. No es el momento para iniciar grandes proyectos o informes que se queden a medias. Tampoco son días para citas y reuniones, habida cuenta que habrá compañeros de trabajo, clientes y proveedores que habrán optado por tomarse ese día como festivo.

Finalmente, tómate ese día con filosofía. Si te ha tocado trabajar, es mejor afrontar ese día como una jornada que bien podría ser como un lunes, pero también como un viernes.

Post your thoughts


4 − = uno