5 razones para potenciar el empleo flexible en tu empresa

La irrupción de las nuevas tecnologías y el desarrollo de nuevos empleos asociados a ellas han permitido a muchos profesionales acogerse al trabajo flexible. Un nuevo sistema laboral que valora más a las personas por su profesionalidad y por los resultados que por la presencia física en el puesto de trabajo, y que bien empleado, tiene numerosos beneficios para ambas partes.

1. Te administras el trabajo como quieres. Gracias a este sistema laboral, cada empleado se administra el tiempo como quiere mientras cumpla con los objetivos marcados por la empresa. Esto le permite organizarse el horario dedicado a trabajar, y el tiempo dedicado al ocio o a actividades familiares. Realmente, a la empresa le da igual que su empleado trabaje en la terraza de un apartamento en la playa, o que por las mañanas un empleado se dedique a cuidar de su hijo, si cumple con sus objetivos y puede trabajar por la tarde o por la noche, por lo que permite conciliar la vida laboral y la personal.

2. Fomenta la responsabilidad de los empleados. Ante la ‘libertad’ que proporciona este sistema, el trabajo flexible estimula la responsabilidad de los trabajadores, que cumplen con los objetivos marcados para poder seguir disfrutando de los beneficios de trabajar de esta manera.

Beneficios del trabajo flexible

3. Se acaba con el mito de calentar la silla. En España, en muchas empresas todavía se valora el hecho de quedarse el último, aunque realmente no se sea productivo. Con el sistema de trabajo flexible, basado en la confianza entre empresa y empleado y el cumplimiento de objetivos y de proyectos, este problema se ha acabado.

4. Evitas pérdidas de tiempo.  El tiempo es oro, y en las grandes capitales, hay personas que emplean entre una hora y una hora y media para llegar hasta el puesto de trabajo. Al día, son entre dos y tres horas en desplazamientos. Con el trabajo flexible, y salvo alguna reunión importante en la sede de la empresa, los empleados se ahorran ese tiempo de traslados, pudiendo dedicarlo a trabajar o para disfrutar de su ocio, sin mecionar además del ahorro económico que supone ese transporte.  Además, al no trabajar en la sede de la empresa, no se pierde el tiempo en reuniones inútiles o en reuniones de última hora sin planificar. De hecho, las reuniones que se mantienen vía Skype suelen ser más ráidas y directas que las que se tienen en vivo y en directo.

5. La empresa ahorra espacio y energía. Por parte de la empresa, al tener a parte de la plantilla trabajando en su casa, se ahorran tener un puesto de trabajo permanente para parte de sus empleados y el consiguiente gasto energético, aunque tengan siempre espacios disponibles y zonas comunes por si alguno de los empleados acogidos  al trabajo flexible deciden acudir a la oficina algún día a la semana, o quedarse a trabajar allí tras una reunión.

Post your thoughts


cuatro × = 24