4 razones para no pedir un aumento de sueldo

Tras leer el título puede que te hayas pensado dos veces lo de clicar y leer el resto del artículo. España es uno de los países con los salarios más bajos de la Unión Europea, tanto es así que muchos se plantean un cambio de empresa para lograr un tan ansiado aumento. ¿Lo has intentado tú? Seguro que has esgrimido alguna de estas razones para no hacerlo:

El miedo a que las relaciones con los jefes cambien. No obstante, pocos son los osados que se atreven a llamar a la puerta del jefe y pedirlo, más que nada porque se trata de un asunto espinoso, una pelota que se van pasando entre superiores y recursos humanos hasta que se enfría el asunto. No es fácil y además hay miedo a que surjan tiranteces.

– Dice el refrán que cuando veas las barbas del vecino cortar, pon las tuyas a remojar y seguro que no eres ni el primero ni el último que lo ha hecho. O peor aún: que tras hacerlo, ha buscado otras opciones fuera de la empresa y ha vuelto con una oferta superior, esperando una contraoferta que a veces llega, pero otras no. Y aquí llega otro dilema: ¿de verdad estás dispuesto a cambiar de empresa? El dinero no lo es todo, y muchos también valoran la flexibilidad, el ambiente laboral o la proyección son algunas de esas razones para no atreverse a jugárselo todo a un órdago. Pero sobretodo es el miedo a lo desconocido

Esperar que sean otros los que den el primer paso. Ha pasado el tiempo y te has asentado en la empresa, cada vez aportas más. Quizás incluso ahora soportas más responsabilidades. Lo lógico es que haya una revisión de tu salario… algún día. Pero el tiempo pasa y no se produce.

– Aunque hay convenios, muchas personas negocian sus contratos en privado, pero aun así es fácil que se produzcan filtraciones, habladurías, rumores y surja la envidia o el pensar que esa persona merece más o menos que tú, algo que también repercute en las relaciones profesionales entre compañeros, muchos de los cuales delegarán en ti sabedor de que eres el que más cobra.

Como ves, hay al menos 4 razones para no pedir un aumento de sueldo, pero todo se resume en una: miedo. Por el otro lado, la promesa de una revisión puede favorecer la motivación del trabajador, pero si esta promesa no se materializa o no se da opción, puede llevar a frustración y una bajada de rendimiento.

 

Post your thoughts


3 + nueve =