2017 nos trae siete buenos propósitos para los emprendedores

Año nuevo, vida nueva. O no. Probablemente ya hayas vuelto a tu rutina laboral y tengas un poquito de síndrome postvacacional. Si los últimos días de diciembre los dedicaste a desconectar, pasar tiempo con los seres queridos y porqué no, recapitular sobre lo que fue 2016, es momento de pasar a la acción con una serie de buenos propósitos a poner en práctica este 2017.

  1. Apaga tu móvil. Las nuevas tecnologías son maravillosas, tanto que nos permiten trabajar colaborativamente con otra persona que se encuentre al otro lado del planeta, o trabajar como si estuvieras en la oficina desde cualquier lugar y en cualquier momento. Pero es importante tener horarios y desconectar, pasar tiempo de calidad con tu entorno. ¿Nunca te ha pasado que has estado todo el día conectado con otras personas pero llega la noche y apenas has hablado con alguien cara a cara? Sé inflexible con tus horas de descanso y usa el modo no molestar de tu Smartphone.
  2. Usa menos la palabra “Yo”. Una de las palabras que más se dicen , independientemente del idioma es “Yo”, evidenciando nuestro carácter individualista y esa horrible costumbre que tenemos de no escuchar a la otra persona salvo para contar nuestras cosas. Comprueba cuántas veces usas la palabra “yo” a lo largo del día y piensa cómo podrías sustituirla, no sólo en el trabajo sino con tu familia y amigos. 
  3. Lee. Un lector vive mil vidas antes de morir, el que no lee, solo vive una. Esta máxima de Jojen Reed nos recuerda qué importante es la lectura para nuestro desarrollo como personas. Pero no sólo eso, también te permite mejorar tu vocabulario y gramática, distraerte, sumergirte en un nuevo mundo y en otras personas con diferentes formas de proceder que la tuya.
  4. Actualízate. El mundo está en constante cambio y hay algo que hay que interiorizar: el equilibrio es dinámico. Contrariamente al “si algo funciona, no lo toques”, en el mundo empresarial es fundamental estar al tanto de las tendencias, aprender cosas nuevas y evolucionar. Aunque seas un experto, es muy importante seguir formándose y mantenerse al día.
  1. Los hobbies son importantes, cultívalos. Si tocabas la guitarra durante tu juventud, hiciste tus pinitos en el teatro, o jugabas en un equipo de fútbol, es momento de retomarlo. Por muchas razones: nos permite desconectar, hacer algo que verdaderamente disfrutamos, conocer gente, aprender cosas nuevas… además, nunca se sabe dónde puede haber una nueva oportunidad de negocio.
  2. Aléjate de personas tóxicas, o mejor aún, acércate a personas que sumen, te aporten y te hagan sentir bien, pero sin caer en la indulgencia. Fomenta la crítica constructiva y las ganas de mejorar. Saber trabajar en equipo es fundamental, pero para ello debes confiar en sus conocimientos y capacidades.
  3. Se generoso. Extiende la responsabilidad social corporativa de tu empresa a tu vida personal. Consume productos de kilómetro cero, sé más sostenible, únete como voluntario a una asociación, colabora económicamente con algo que te parezca importante. Se responsable de tus actos y es más, estate orgulloso de ellos.

Post your thoughts


ocho − 4 =