La consideración legal y fiscal de ordenadores portátiles y móviles en el teletrabajo

La COVID-19 ha acelerado la implantación del teletrabajo en muchas empresas cuando ha sido posible. Hablamos especialmente de esos trabajos que requieren de una conexión a internet, un ordenador y un teléfono móvil. Si antes era más o menos frecuente que las empresas proporcionaran coches de empresa, ahora sucede lo propio con estos dispositivos. Ahora bien, ¿cómo considerarlos legalmente? ¿Salarios en especie o herramientas de trabajo?

Siguiendo la analogía de los coches de empresa, la línea la marca el uso privado en la vida personal. Si lo usamos para desempeñar nuestra labor profesional, entonces es una herramienta de trabajo. Si estamos autorizados para usarlo en nuestro ámbito privado, entonces ha de tener una consideración fiscal de pago en especie, por lo que habría de aparecer en nuestra nómina y tributar. Esto es aplicable a dispositivos como ordenador portátil, móviles, el propio vehículo o internet, si es que nos la proporciona la empresa y nos permite usarlo para todo.

¿Cómo determinar la diferencia? Si los ordenadores cuentan con software que limita los horarios y programas empleados, estaremos entonces indiscutiblemente ante una herramienta de trabajo. No obstante y teniendo en cuenta la importancia de la seguridad y privacidad de los datos laborales ejecutado en la computadora, existe una normativa interna estricta para velar ante posibles ataques, malware o virus procedentes de un uso inadecuado.

¿y con los móviles? En este caso, y aunque también debemos velar por la seguridad del terminal, el tipo de uso de este dispositivo lo hace más propenso al uso personal. Eso sí, hay que pensar si deseamos que nuestros contactos personales y profesionales se valgan del mismo número (lo que abre la puerta a futuras confusiones en caso de que tarde o temprano se cambie de línea) y sobretodo, si queremos que alguien del ámbito laboral nos llame fuera del horario. Después de todo, para eso es un teléfono de trabajo.

Cuatro medidas para impulsar tu negocio este verano de COVID-19

Este verano sigue la tónica atípica de 2020, el año marcado por la pandemia del COVID-19. Estamos ante una situación crítica y son muchos los negocios que están echando la persiana, pero también los hay que han visto en estos momentos de crisis una oportunidad y otros tratan de subsistir como buenamente pueden. Seas del tipo que seas, si este verano vas a trabajar en tu negocio, os proponemos cuatro formas de hacerlo para atraer clientes y trabajar con seguridad.

  1. La higiene y la limpieza siempre son importantes, pero en este época son vitales. Mantén tu establecimiento de acuerdo con las instrucciones de seguridad marcadas por los organismos sanitarios Un local limpio es un local que produce confianza.
  2. No basta con seguir las indicaciones de limpieza, también hay que informar a los clientes. Son muchos los clientes que se encuentran miedosos ante la vuelta a la normalidad en comercios y hostelería. Además de cumplir con el punto anterior escrupulosamente, es conveniente informar a los clientes mediante carteles, publicaciones y por supuesto, con la práctica: pon a mano gel y asegúrate de que se cumple la distancia social y otras medidas de seguridad. En caso de que alguien aparezca sin mascarilla, no está de más contar con algunas extra.
  3. Las redes sociales y la tecnología son tus aliados. Desde las redes sociales podemos informar de que estamos abiertos, nuestros horarios, las medidas de seguridad implantadas, promociones… y también hacer uso de ellas para velar por la seguridad, por ejemplo cambiando las clásicas cartas de los menús por cartas electrónicas mediante el código QR. Y un básico: que siempre se pueda pagar con tarjeta.
  4. Hay que ser más flexibles que nunca con las cancelaciones. Sabemos que una cancelación se traduce en no ingresar dinero, pero en esta situación tan imprevisible los potenciales clientes buscan apostar por una opción que se adapte a los tiempos. Después de todo, más flexibilidad se traduce en resultar más atractivo

Digitalizar tu negocio es más importante que nunca

Después de unos meses muy duros de expedientes de regularización de empleo, teletrabajo e incluso tener que echar el cierre, comienzan a verse brotes verdes tras el adiós al estado de alarma. Sin embargo los avances van más lentos de lo que desearíamos y además, hasta que no haya una vacuna contra la COVID-19, los rebrotes y medidas contra ellos van a estar a la orden del día. Por ello, estos meses seguirán siendo críticos: es vital seguir facturando para no sentir el aliento de la deudas en nuestra nunca. Es momento de apostar por la digitalización de tu negocio.

Este arduo periodo nos ha demostrado muchas cosas: que todo pende de un hilo porque la salud es lo primero, pero también que la necesidad agudiza el ingenio. Lo hemos visto en empresas que se han adaptado rápidamente a otras áreas de negocio, pero también en el salto al teletrabajo, algo que hasta hace unos meses parecía una quimera. Sí, disponemos de medios para seguir siendo eficientes y productivos sin necesidad de estar presencialmente gracias a herramientas informáticas.

Aunque sean momentos de incertidumbre a la hora de seguir adelante y trazar estrategias, la digitalización es un camino de no retorno para el futuro y más en la nueva normalidad.

Se trata de una cuestión de organización y logística para optimizar nuestros procesos, tiempos y capital humano, haciendo uso de las herramientas que nos permitan ser más eficientes. Hablamos de software general y profesional, pero también de la importancia de tener presencia en internet a través de la web, tienda online y redes sociales.

Si no tienes claro cómo digitalizar tu empresa, también es momento de saber delegar y consultar a un profesional para que nos asesore en la adaptación digital de nuestra empresa gracias a su experiencia en el sector y con empresas similares. Si necesitas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En Acertius estaremos encantados de ayudarte en lo que necesites.

Así será la nueva Ley del teletrabajo

La COVID-19 ha evidenciado la posibilidad de que muchos trabajadores desempeñen su labor en sus domicilios, una medida que minimiza la exposición frente al coronavirus, pero que también resulta en una nueva forma de trabajar que permite ampliar la flexibilidad, entre otras ventajas. Este salto al trabajo no presencial ofrece retos relativos a salarios, gastos y horarios y el gobierno se ha puesto manos a la obra para abordarlos, renovando así el actual artículo 13 del estatuto de los trabajadores. Hasta el 7 de julio este borrador está abierto a modificaciones, pero es cuestión de horas que pase a ser oficial.

La nueva Ley del Teletrabajo nace para «establecer claramente los límites del ejercicio del trabajo a distancia pero que también le permita desplegar todas sus posibilidades» . A continuación, sus líneas maestras de acción.

  • Empresa y trabajador acordarán las rutinas, donde se podrán negociar horarios flexibles aunque dentro de una franja de disponibilidad.
  • El trabajo a distancia será voluntario, por lo que no podrá ser impuesto.
  • No deberá haber diferencia en cuanto a trato o discriminación frente a las personas que trabajen de forma presencial.
  • Del mismo modo, el salario no deberá diferir respecto al lugar de residencia del trabajador.
  • No podrán trabajar a distancia los menores de edad, ni personas con contratos de formación o prácticas
  • Las condiciones del teletrabajo se dejarán por escrito, y allí deberán aparecer el inventario de medios, equipos y herramientas para el desempeño laboral, incluyendo su vida útil y periodo de renovación, el mecanismo de compensación de los gastos directos e indirectos, el horario de trabajo, la distribución de trabajo presencial y no presencial, el centro de trabajo al que está adscrito y la duración

Los puntos calientes de la nueva ley de teletrabajo

Esta nueva ley de teletrabajo tiene ciertos puntos llamados a suscitar polémica en su práctica. El primero es el relativo al derecho de compensación total de gastos, que recae en la empresa y que podrá ser negociada mediante convenio colectivo.

Otro punto «peligroso» es el relativo al derecho a la intimidad y privacidad, según el cual la empresa no podrá exigir que instalemos programas o aplicaciones en dispositivos personales.

Asimismo también tiene muchas papeletas para la discordia en su aplicación el derecho a la desconexión digital, es decir, la limitación en el uso de medios tecnológicos de comunicación en periodos de descanso, respetando horarios y la duración de la jornada.

Guía útil y sencilla para entender los ERTE

Desde el comienzo de la pandemia de la COVID-19, los ERTE o expedientes regulador temporal de empleo se han hecho tristemente populares. Y es que la coyuntura, el confinamiento y la flexibilización del gobierno a la hora de aplicarlo ha propiciado que muchos trabajadores pasen a esta situación. Sin embargo, los ERTE siguen generando muchas dudas. En esta guía práctica tratamos de despejarlas.

  • Para solicitar un ERTE durante el estado de alarma se consideraban de causa mayor, aunque se podían alegar causas de producción, técnicas u organizativas a causa de cambias en la demanda de productos o servicios o medios. No obstante, podía solicitarse por una disminución del nivel de ingresos
  • Hay dos formas de aplicar un ERTE: mediante suspensión de contrato o reducción de jornada. Mientras que en el primero la plantilla afectada queda en desempleo, en el segundo se puede reducir la jornada desde un 10% a un 70%. Eso sí, si estás de ERTE con reducción de jornada, no es posible hacer horas extra salvo causa de fuerza mayor
  • Al solicitar un ERTE, se descuentan salarios de días no trabajados, pagas extras y vacaciones. En caso de una reducción de jornada, los salarios y pagas extras se reducen en proporción. En función del tamaño de la empresa, esta estaría obligada a mantener al trabajador de alta en la seguridad Social
  • Con el ERTE, los trabajadores pueden cobrar el paro sin necesidad de cumplir con el periodo mínimo de cotización hasta el fin del expediente. Se usará como base reguladora el promedio de la base de cotización de los últimos seis meses, cobrando el 70% durante los primeros 180 días y el 50% hasta el final… a no ser que no se alcancen las cuantías mínimas o máximas establecidas, en cuyos casos serán en importe a recibir.
  • Para tramitar un ERTE por fuerza mayor, la empresa deberá solicitarlo y comunicarlo a la plantilla. Serán las autoridades las que determinen si verdaderamente el motivo es válido. Es el SEPE el que da de alta automáticamente a los trabajadores, de modo que estos no tengan que realizar ningún procedimiento.
  • Desde que la empresa notifica el ERTE, los trabajadores disponen de 20 días hábiles para impugnarlo. En caso de que la justicia les de la razón, la empresa tendrá que admitirlos en sus condiciones anteriores, abonando las diferencias
  • Para cobrar el ERTE es necesario que el expediente de regulación temporal de empleo se haya tramitado, algo que puede comprobarse acudiendo a la página web del SEPE y accediendo a «Personas», donde se encuentra el apartado «consulte su prestación». Con certificado digital o introduciendo datos como el DNI, IBAN y número de teléfono conoceremos cuál es nuestro estado. El ERTE entre en vigor y se cobra desde el momento en el que se tramita, si bien la prestación llega el día 10 del mes siguiente.

8 razones para lanzar tu tienda online

Tanto si tienes un comercio físico como si te estás planteando comenzar a vender tus productos sin tener un comercio físico abierto, hoy es más importante que nunca tener claro que tener una tienda online es imprescindible. Así, pase lo que pase, tu tienda siempre estará abierta para potenciales clientes… algo fundamental en esta nueva realidad. Por si todavía te lo estás pensando, aquí tienes algunas ventajas de tener una tienda online.

  • De lo local a lo global. Una tienda física hace barrio, te permite conocer a aquél que pasa y dar un trato personal a tus clientes. Pero con una tienda online puedes ampliar horizontes: ya no te restringes al barrio o el municipio, sino que tu cliente puede ser cualquiera.
  • La segunda ventaja viene de la mano de la anterior: si el escaparate es mayor, es posible conseguir nuevos clientes.
  • Pero vender en internet no necesariamente ha de ser frío: un buen cuidado del trato con el cliente, una web clara y una gestión de redes sociales puede transmitir la misma cercanía y mejorar tu imagen de marca
  • …y qué mejor manera de hacerte publicidad que dar una buena impresión en internet, porque además las campañas de marketing online son asequibles y efectivas
  • Las tiendas online son negocios pasivos, es decir, que siguen trabajando cuando tú descansas. Así podrás olvidarte de los horarios, porque tu tienda siempre estará a la vista
  • Combinar tu tienda física con su versión online es una forma de ampliar tu mercado sin apenas coste: no hacen falta locales ni apenas personal, basta con un buen diseño, algunas gestiones y algo de mantenimiento con una inversión de tiempo y dinero notablemente inferior
  • Que la competencia esté en internet es una señal: ofrecer más canales aporta una mayor visibilidad y una estrategia más completa
  • Porque es posible comprar no solo a cualquier hora o desde cualquier lado, sino también desde cualquier dispositivo: tableta, ordenador, móvil… No hay barreras a la entrada.
  • Con una tienda online podrás estar cerca de los clientes a los que todavía les da algo de miedo salir de compras por el miedo al contagio.

Si necesitas crear (o renovar) una tienda online, no lo dudes. Ponte en contacto con Acertius enviando un mail a  info@acertius.es o llamando al 976 796 240. Podemos ayudarte a crear una tienda atractiva y funcional para que puedas vender tus productos.

Qué me conviene más como autónomo: tributar por ingresos o por módulos

Una de las últimas medidas aprobadas por el gobierno frente a la crisis sanitaria de la COVID-19 afecta a la economía de los autónomos. Y es que hace escasos días se aprobó la posibilidad de elegir entre tributar con el tradicional sistema de módulos o pasar a la tributación directa por ingresos. Con esta propuesta encima de la mesa, muchos autónomos se han preguntado qué les conviene más: ¿tributación por módulos o por ingresos? En este artículo tratamos de arrojar algo de luz sobre esta opción y la conveniencia o no de elegirla.

Cuando hablamos de la tributación por ingresos nos referimos al método de estimación directa, mientras que por módulos se refiere al método de estimación objetiva. Ambos módulos tienen diferentes ámbitos de aplicación que puedes consultar aquí.

La estimación por módulos u objetiva establece una escala en base a unos indicadores. Precisamente son estos los indicadores los que nos proporcionan lo que tenemos que pagar cada trimestre mediante pagos fraccionados. Por el contrario, con la estimación directa tendremos que tributar por la diferencia entre ingresos y gastos. En este sentido, la estimación directa permite una “radiografía” más exacta de las finanzas de nuestro negocio.

Por otra parte, que el detalle de la tributación por módulos sea menor es a su vez una ventaja, ya que  permite llevar la contabilidad de un modo más sencillo, pudiéndola controlar sin necesidad de usar libros de ingresos y gastos. En este sentido, bastará con almacenar las facturas emitidas y recibidas y los justificantes de los módulos aplicados. En caso de decantarnos por la estimación directa, necesitaremos el libro de cuentas.

Aunque el salto de una forma de tributación a otra exigía hasta la fecha una permanencia de tres años, el gobierno permite durante este estado excepcional que aquellos autónomos que así lo deseen puedan cambiar de forma temporal, de modo que la tributación se ajuste a sus ingresos reales.

Ante cualquier duda, no te lo pienses. En Acertius podemos ayudarte a que tomes la decisión adecuada. Estudiamos tu caso y te aconsejamos las mejores decisiones para que nunca pierdas dinero.

Estas son las prestaciones a las que tienes derecho siendo autónomo

A menudo se piensa (erróneamente) que la condición de autónomo conlleva una gran cantidad de obligaciones y escasos derechos y beneficios. Este error común, fruto del desconocimiento, puede llevar a que aprovechemos las ventajas que proporciona emprender nuestro propio negocio. En Opinión Profesional queremos recordarte que si eres autónomo existen cinco prestaciones a las que puedes acogerte.

Continúa leyendo Estas son las prestaciones a las que tienes derecho siendo autónomo

Cómo afectara la subida del SMI a 950 euros a trabajadores y empresas

La llegada de 2020 ha traído consigo los clásicos ajustes del IPC y otras novedades como la subida de cuotas para autónomos y también la subida del salario mínimo interprofesional hasta los 950 euros. Ahora bien, ¿en qué se traduce el aumento del SMI a 950 euros para empresas y trabajadores?

Yolanda Díaz, ministra de trabajo, anunció hace unos días el aumento del SMI  de 50 euros. Así, ningún trabajador asalariado a jornada completa podrá cobrar menos de 950 euros distribuidos en 14 pagas. Esta medida trae consigo una especie de efecto dominó que, aparte de engrosar las carteras de los empleados con salarios más modestos, afecta a la administración y al tejido empresarial. Es momento de sentarnos y echar cuentas.

Para empezar, esta subida del SMI afecta a las bases mínimas de cotización del Régimen General de la Seguridad Social. Así, la base mínima de cotización subirá hasta los 1.108 euros para buena parte de las categorías profesionales. La causa se encuentra en el prorrateo del sueldo de los trabajadores en 12 pagas (sin las dos pagas extra anuales) por parte de la Seguridad Social.

Por supuesto, esta subida del salario mínimo interprofesional también repercute a las empresas cifrado en 262 euros anuales para un trabajador que cotizase por la base mínima. De esos 262 euros,  44 euros recaen en el empleado y el resto en la empresa.

De acuerdo con la encuesta de Población Activa del Instituto Nacional de Estadística, los negocios más afectados son las pequeñas y medianas empresas, ya que es ahí donde se encuentran los sueldos más bajos. Este ajuste en salarios en las empresas más pequeñas tiene como consecuencia un aumento en los costes fijos derivados de la actividad de negocios con un margen de maniobra inferior. Es mejor momento que nunca para hacer introspección en la economía de nuestra empresa con el objetivo de ser más competitivos.