Irte de vacaciones mejora tu productividad

Desconectar nos ayuda a trabajar mejor, ser más eficientes y mejorar nuestra productividad. Aunque pueda parecer contradictorio, irse de vacaciones nos hace trabajar mejor. Así lo demuestran varios estudios en los que se constata que aquellos trabajadores que toman descansos y desconectan vuelven a su rutina laboral siendo más productivos.

Puede ser unos días en la playa, una escapada al monte o marcharnos al extranjero a conocer otra ciudad, romper con la rutina y el estrés del trabajo resulta ser a la larga mejor para los negocios. De acuerdo con un estudio elaborado por Sodexo, por cada 10 horas de vacaciones que disfruta un trabajador, su evaluación de rendimiento mejora en un 8%. Y es que los trabajadores más cansados son los que más errores cometen, viendo tanto su productividad como su motivación disminuida.

Es cuando sale a la palestra el término burn out o síndrome del trabajador quemado: un 63% de los trabajadores que lo sufren son más propensos a causar baja al menos un día por enfermedad y además, tienen 2,3 más posibilidades de valorar un cambio de trabajo.  Así que además de mejorar la productividad, tomarse unas vacaciones también fomenta que nos comprometamos más con la empresa en la que estamos. Incluso hay cifras: 40 horas de descanso motivan al personal a quedarse 8 meses en la empresa en la que trabajan.

Y es que para los trabajadores, las vacaciones sirven para recargar las pilas y buscar el equilibrio entre la vida profesional y la personal. Fruto del estrés es más fácil caer en una mala toma de decisiones, actitudes negativas, deterioro de la salud física y mental y obviamente, al agotamiento.

Eso sí, si nos vamos de vacaciones, lo ideal es hacerlo por completo: nada de contestar llamadas de trabajo, revisar el email y otras tareas en apariencia rápidas que tienen como consecuencia que no desconectemos del todo: un 39% de los trabajadores de vacaciones que siguen conectados estaban más estresados que aquellos que se olvidaban de todo.  En cuanto a edades, son los millennials los más afectados por esta costumbre de estar permanentemente conectados.

 

La lista de deberes de la empresa antes de irse de vacaciones

En pleno mes de agosto, las empresas se encuentran trabajando a medio gas gracias a las clásicas vacaciones de verano. En función del tamaño y tipo de empresa, puede que incluso cierre el toldo al completo durante algunos días pero, ¿qué tiene que hacer una empresa antes de marcharse de vacaciones?

Para afrontar este periodo vacacional con tranquilidad es necesario llevar a cabo previamente una serie de tareas, de modo que la rentrèe no resulte demasiado dura allá por septiembre.

  • Organiza y estructura las vacaciones. Sí, la mayoría queremos irnos de vacaciones en agosto, pero en ocasiones no es posible. En este sentido, es fundamental planificar con tiempo los días libres de cada trabajador y a qué parte de la empresa pertenece, de modo que no haya solapamientos dentro del mismo turno o área. ¿El objetivo? Que la empresa siempre disponga de recursos para ejecutar su actividad y los posibles imprevistos que puedan surgir.
  • Vete de vacaciones con los trámites fiscales y administrativos hechos: impuestos trimestrales, sociedades, depósito de cuentas…Asimismo es recomendable avisar a la Agencia Tributaria de nuestras vacaciones para que se pasen avisos o notificaciones de resoluciones, de modo que no corran plazos para alegaciones.
  • Ojo a la caja de pagos y cobros. Antes de irnos de vacaciones deberemos organizar la caja para que en ningún momento nos quedemos en situación de morosidad. En este sentido, dejaremos todo lo facturado listo para ser cobrado y atenderemos a los proveedores. Además, tras las vacaciones será necesario contar con un remanente para empezar de nuevo tras haber disminuido (o cesado) la actividad temporalmente.
  • Deja los negocios cerrados. A nivel estratégico, lo ideal es dejar todas las negociaciones sin cabos sueltos ni pendientes de un hilo, de modo que podamos descansar durante esos días sin tener que vivir pendientes del teléfono o el email. Importante: deja un aviso en tu teléfono y el correo electrónico notificando tu ausencia y, en caso de urgencia, que en este mensaje aparezca otra persona a la que recurrir.
  • Reformas en la oficina, reestructuración de plantilla, nuevas aventuras empresariales, traslados… las vacaciones son el momento perfecto para hacer cambios, pero han de realizarse durante ese periodo o antes, de modo que para la vuelta a la rutina la maquinaria esté engrasada y lista para funcionar.