Si tienes una tienda online, así te afectará la nueva directiva europea de pagos

Si tienes un comercio online, marca en el calendario el próximo 14 de septiembre, porque es el día que entra en vigor una nueva directiva europea relativa al fraude y la información sensible en los pagos realizados en internet. ¿Quieres saber cómo te afectará como comerciante? ¿Y como consumidor?

A partir de esa fecha, los bancos deberán ofrecer software a terceros para acceder a los datos de pago a sus clientes, lo que se conoce como «open banking«. Además, estas herramientas deberán contar con el sistema  de seguridad ACR y un protocolo informático de comunicación entre clientes y comerciantes

Si eres comerciante, este sistema funcionará para compras superiores a 30 euros y consistirá en una doble autenticación: será necesario pedir a  los clientes se identifiquen, bien sea con su DNI o pasaporte,  acompañado de contraseñas u otras herramientas biométricas de seguridad. Para que nos entendamos, como cuando compramos con tarjeta en una tienda física, teniendo que introducir el PIN y a su vez mostrando una identificación.

Las consecuencias de esta medida no se harán esperar y serán los comercios online más pequeños los que más sufrirán el cambio, teniendo que adaptar su plataforma, recabando más datos de sus clientes y corriendo el riesgo de que algunos clientes no completen el proceso de compra.

¿Tendremos que aplicar la doble autentificación en todas las compras? No, por un lado serán las entidades bancarias las que decidirán qué cargos sufren esa doble autentificación en función de los cargos. Asimismo, las compras inferiores a 30 euros estarán exentas. En todo caso, hasta que no se aplique la ley no conoceremos cuál es la adaptación a la práctica.

Si eres consumidor, esta nueva medida, aunque más tediosa a la hora de hacer compras, a la larga es beneficiosa al minimizar el riesgo del uso fraudulento o no autorizado. En caso de ser así, dispondremos de un plazo de 15 días para que el banco lo resuelva.

 

Cómo aprovechar un día laborable suelto entre festivos

El 15 de agosto está a la vuelta de la esquina. El día de la Ascensión, un festivo nacional que este 2019 tocará en jueves. Habrá gente que se encuentre inmersa en plenas vacaciones de verano y no le afecte, más allá de no restar ese día a sus correspondientes días de fiesta. Pero a otros nos tocará trabajar el día inmediatamente posterior, el viernes 16 de agosto. Qué pereza. ¿Cómo aprovechamos ese día entre festivos para que sean lo más productivos posible?

Y es que entre festivo y festivo, es muy fácil estar disperso y no aprovechar la jornada. Para evitarlo, os instamos a seguir estos consejos para que la productividad sea la máxima.

Ese día en medio de festivos es el ideal para ponerse al día con el correo, actualizar bases de datos, renovar fichas, contabilizar facturas… tareas que habitualmente solemos dejar para el último momento, pero que pueden hacer que ese día a priori tan poco productivo nos sirva para ponernos al día. Otra tarea altamente recomendable para estos días es la reorganización de archivos, tanto en formato físico como en digital. Asimismo, es un día magnífico para la limpieza: eliminar fichas y archivos obsoletos, papeles viejos, informes antiguos… Si te has fijado, estamos listando tareas rutinarias y aburridas pero necesarias y que agradecerás enormemente cuando vuelvas al trabajo porque te harán la vida más fácil.

Aprovecha los días sueltos para trabajos que sean cortos y fácilmente divisibles. No es el momento para iniciar grandes proyectos o informes que se queden a medias. Tampoco son días para citas y reuniones, habida cuenta que habrá compañeros de trabajo, clientes y proveedores que habrán optado por tomarse ese día como festivo.

Finalmente, tómate ese día con filosofía. Si te ha tocado trabajar, es mejor afrontar ese día como una jornada que bien podría ser como un lunes, pero también como un viernes.

9 trucos para aumentar tu productividad en el trabajo

Trabajar más horas no implica necesariamente una mayor productividad. Tanto es así, que a partir de un cierto número de horas nuestro rendimiento disminuye. No es tanto una cuestión de pasar horas en la oficina sino de aprovechar el tiempo de nuestra jornada laboral al máximo. ¿Cómo hacerlo? A continuación, algunas píldoras para aumentar la productividad.

  • Madruga.  Si tu trabajo te lo permite, empieza a trabajar temprano: así evitamos atascos, ruidos, llamadas inoportunas, incluso saludos… de este modo, es más fácil concentrarse. Además, cuanto antes empieces, antes acabarás.
  • Planifica lo que vas a hacer cada día. Sirve desde una libreta hasta una aplicación: cuesta muy poco tiempo trazar una lista con tus actividades y prioriza aquellas que son inamovibles de otras que podrías postergar en caso de que sea necesario. Apuntar nuestras tareas nos permite tener una visión global de nuestro trabajo y su avance.
  • Si ya tienes claro lo que vas a hacer hoy, empieza por lo más difícil, porque a primera hora estarás con mayor concentración y energía, de modo que seas más efectivo.
  • Divide y vencerás. Cuando tenemos proyectos largos, es fácil dejarnos llevar por el vértigo y perdernos. Priorizarlas y dividirlas en otras más asequibles y rápidas nos hará tener la meta clara e ir viendo avances.
  • Di no a la multitarea: ¿responder a una llamada mientras tomas nota? ¿Leer un informe al mismo tiempo que escribes un email? Hacer varias cosas a la vez no solo no nos hace ser más eficientes sino que aumenta las distracciones, haciendo más probable que cometamos errores.
  • Descansa: puede ser un café rápido o una charla distendida, pero cambiar el chip y relajarse es clave para seguir afrontando el día.
  • Un espacio ordenado te ayudará a ordenar la mente… pero también a trabajar más rápido. La eficiencia está relacionada con la organización: tener todo a mano permite que no perdamos tiempo buscando cosas.
  • El correo electrónico, las apps de mensajería y el móvil nos permiten estar siempre si surgen problemas, pero también pueden ser un sumidero de tiempo si no sabemos alejarnos cuando requerimos concentración. Dedica un tiempo a responder estas cuestiones y cíñete en la medida de lo posible a tu planning.
  • Si trabajas en equipo, rodéate de personas en las que confíes y dales margen de acción. Y si no es así, valora la opción de externalizar tareas: no es un gasto sino una inversión en personas especializadas para que puedas centrarte en lo que mejor se te da.

 

Rebajas de verano: una oportunidad para el pequeño comercio

Estamos en julio: San Fermines, Tour de Francia y sí, las tradicionales rebajas de verano. Si tienes un pequeño o mediano comercio, esta época de rebajas puede resultar un revulsivo para tu negocio. Un periodo en el que muchos aprovechan sus horas libres para realizar sus compras y renovar el armario o redecorar la casa.

Ofreciendo descuentos en los bienes y servicios que ofertas no solo se logra un aumento de ventas, sino también una mejora de la reputación. Y es que cuando un cliente entra a la tienda, compre o no, nos ofrece una oportunidad de darnos a conocer como asesores.

Pero todo comienza atrayendo clientes a la tienda bajo el reclamo de esas rebajas, algo que debe realizarse de forma clara y multicanal: en el escaparate como se ha hecho tradicionalmente, pero también en redes sociales. En esta acción informativa es importante destacar la duración de estas rebajas y qué productos y/o servicios están de oferta, de modo que el cliente lo tenga claro. Y lo que es más importante: cuando se detallan los días que duran la promoción, es más fácil que las personas vayan lo antes posible para no perdérsela.

Otro aspecto positivo de las rebajas de verano es el aumento de la contratación. Ante la mayor afluencia de clientes son muchos los negocios y tiendas que han de contratar personal para seguir ofreciendo un servicio eficiente.

La consecuencia no se hace esperar: mejores precios y más visitas conllevan un aumento del número de ventas. A veces el anzuelo es un producto, pero la realidad es que cuando el cliente ya está en la tienda, es propenso a comprar lo que encuentre más interesante.

Gracias a las rebajas de verano también liberamos el espacio disponible en las instalaciones, lo que conlleva un espacio disponible para nuevos stock. La recomendación es clara: si quieres librarte de algo, haz un buen descuento y sitúalo en un lugar privilegiado de tu comercio.

La campaña de rebajas y descuentos es una gran oportunidad para todos: para que los clientes adquieran lo que desean al mejor precio y más ingresos, reputación, fidelización y la planificación de la próxima temporada para los comercios

 

 

Comienza el horario continuo verano en muchas empresas: ventajas e inconvenientes

Estamos en julio y como es habitual cada verano, numerosas empresas modificarán los horarios de sus trabajadores en lo que se conoce como el horario de verano, esto es, una jornada intensiva en la que los empleados acudirán antes al trabajo y concentrarán sus horas de trabajo hasta llegada la primera hora de la tarde, momento en el que terminarán su jornada diaria y podrán disfrutar de lo que queda del día. ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene este horario de verano?

También como cada año, cada vez que llega esta época, más de uno se pregunta por qué no extender esta jornada continua de verano durante todo el año. Y es que el horario de verano tiene muchas ventajas, pero también importantes inconvenientes que conviene tener en cuenta antes de tomar esa decisión.

Ventajas del horario continuo de verano

  • Una de las más importantes es el aumento de productividad. Tener que reducir las horas de trabajo pero al mismo tiempo requerir cumplir unos objetivos similares a los del resto del año conlleva la necesidad una mejor organización para ser más eficientes. De este modo, se reducen los tiempos muertos. Países como Alemania o Francia trabajan 200 – 300 horas menos que en España pero su productividad es mayor.
  • Mejor conciliación del tiempo laboral con el tiempo de ocio, uno de los aspectos más relevantes a la hora de elegir un empleo. Las vacaciones en centros educativos en conjunción con el horario de verano permite que padres e hijos puedan disfrutar de más tiempo juntos. Y pasar tiempo con la familia es sinónimo de alegría y felicidad. Asimismo, disfrutar de más tiempo y horas de sol permite a trabajadores realizar otras actividades o tener la posibilidad de verse más con los amigos.
  • De acuerdo con los datos de las empresas, en épocas de jornada continua se reduce el absentismo laboral. En este sentido, factores como un menor desgaste físico y psicológico y una mayor motivación influyen.
  • Con la jornada intensiva también se reduce la siniestralidad y los accidentes laborales, una consecuencia directa de pasar menos tiempo en la oficina.

Inconvenientes  del horario continuo de verano

  •  Por supuesto, la jornada intensiva también tiene su lado oscuro. No todos los negocios pueden permitirse el horario de verano porque por su tipo de trabajo, es necesario que estén abiertos y a disposición del cliente a lo largo del día.
  • Asimismo, si no planificamos adecuadamente la estrategia de la empresa y su horario, el horario continuo puede ser un craso error, al no valorar el tiempo disponible. Como consecuencia, aumenta el estrés entre los trabajadores, que enfrentan una mayor carga de trabajo al tener que ejecutar el mismo trabajo en menos tiempo.
  • La jornada continua implica madrugar más, lo que nos lleva también a tener que acostarnos antes durante los meses de verano.