¿Qué tipo de líder eres?

Ser un líder es mucho más que ser el jefe de una empresa. Y es que, a pesar de ostentar un cargo con mayor responsabilidad en la producción y en los recursos, la diferencia entre un buen y un mal líder es su capacidad para que un conjunto de personas sean capaces de trabajar mejor juntas con un objetivo común que la suma de sus contribuciones por separado.  Great Place to Work, la popular consultora en gestión de alta dirección ha elaborado un estudio en el que han participado 75.000 empleados con una meta: clasificar a los jefes según su tipo de liderazgo. Estas son sus conclusiones.

 Líder por casualidad

Ha llegado hasta allí por una serie de circunstancias, pero nunca se propuso ser el jefe. Carece de habilidades sociales para motivar a su equipo y tiende a usurpar los éxitos de su equipo y le cuesta cambiar a pesar de obtener críticas y resultados que no son favorables. ¿Su solución ante los problemas? Criticar y levantar la voz.

Líder inestable

No está cuando se le necesita, es decir, en los momentos críticos. Se deja llevar por favoritismo, razón por la que en su equipo se encuentran las personas con las que simpatiza. Le cuesta trabajar con otros equipos. Llevan los problemas personales a la oficina y se dejan llevar por ellos.

El líder que saca el trabajo adelante

Les gusta lo que hacen y además son buenos, razón por la que controlan al milímetro el procedimiento. Pero no esperes más, porque no tienen ningún tipo de interés en fomentar las relaciones profesionales con los empleados. Les cuesta escuchar.

El líder empático

No son muy abundantes y, si tienes uno de ellos, considérate afortunado. Este tipo de líder es honesto, incluyente y coherente. Explican de forma clara las expectativas, toleran los errores y saben que somos humanos y que hay vida más allá del trabajo. Ayudan a crecer a sus empleados.

El líder de todos

El mejor de todos ellos, si contamos tanto la rentabilidad de la empresa como la satisfacción de los empleados. Ayudan a mejorar los resultados del negocio, fomentan la cohesión entre los empleados y su liderazgo es discreto, manteniéndose a un lado para que los trabajadores pueden desarrollar su trabajo y crecer. Trata a todos por igual.

Si te has reconocido o has reconocido a tu superior en alguna de estas categorías salvo en la última, tenemos buenas noticias: con el esfuerzo y el entrenamiento adecuado, todos los jefes pueden convertirse en el jefe de tipo 5.

El calendario fiscal de 2019

Estamos acabando la temible cuesta de enero de 2019, un año lleno de cambios para los autónomos pero que, como en años anteriores, no podremos evadirnos de nuestras obligaciones fiscales. Pero además este año te proponemos que llegues a tiempo y sin excusas.

Para ello, qué mejor que estar al tanto de las fechas claves para cumplir con tus obligaciones fiscales propias del trabajo por cuenta propia. Aunque en la web de la Agencia Tributaria disponemos de un calendario detallado y muy completo, seguro que este resumen con las más importantes no te pierdes ni una sola. Toma nota en caso de que estas gestiones las realices tú mismo, sino recuerda que un asesor puede ayudarte a realizar estos trámites de forma cómoda y eficiente.

Enero

– 21 de Enero: presentación del modelo 111, que corresponde a las  retenciones e ingresos a cuenta practicados a trabajadores, profesionales o empresarios del último trimestre de 2018.

– 21 de enero: presentación del modelo 115 relativo a las retenciones por IRPF por el alquiler del último trimestre.

– 30 enero: presentación de la autoliquidación del IVA del último trimestre de 2018.

– Presentación de modelos 130 o 131 relativos a los pagos fraccionados del IRPF del último trimestre de 2018.

– Presentación del modelo 349 de declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias del cuarto trimestre de 2018, si es que tienes clientes en la UE.

– Presentación del modelo 390, el resumen anual del IVA de 2018.

Abril

– 1 de Abril: Presentación de la declaración de la renta 2018 y patrimonio 2018 a través de internet y del teléfono. Ojo porque si nos sale a pagar, el plazo termina el 26 de junio, sino podremos postergarlo hasta el 1 de julio.

– Hasta el 22 de abril: presentación del modelo 303 de la autoliquidación del IVA del primer trimestre, modelo 130 IRPF por estimación directa o 131 si lo hacemos por módulos. Finalmente, el modelo 115 para retención de alquileres.

Mayo

– 14 de mayo: Presentación de la declaración de la renta 2018 en espacios físicos. El plazo acaba el 1 de julio

Julio

– Del 1 al 22: presentación del modelo 303 de la autoliquidación del IVA del segundo trimestre, modelo 130 IRPF por estimación directa o 131 si lo hacemos por módulos. Finalmente, el modelo 115 para retención de alquileres.

Octubre

– Del 1 al 21:  presentación del modelo 303 de la autoliquidación del IVA del tercer trimestre, modelo 130 IRPF por estimación directa o 131 si lo hacemos por módulos. Finalmente, el modelo 115 para retención de alquileres.

Noviembre

– 5 de noviembre: Si la declaración nos ha salido a pagar, ingreso del segundo plazo de la declaración anual de 2018, en caso de fraccionamiento.

Para que no se te pase nada y puedas optar a todas las deducciones posibles, no dudes en ponerte en manos de un profesional. En Acertius estaremos encantados de ayudarte hablándote en tu idioma para que puedas respirar tranquilo sabiendo que alguien vela por tus intereses.

Para qué sirve un blog de empresa

En un mundo en el que internet cada vez tiene más peso específico en nuestras vidas,un blog de empresa es una buena idea para cualquier negocio, independientemente del tamaño de tu empresa.  Si crees que es una pérdida de tiempo, te recomendamos que sigas leyendo.

Para empezar, gracias a un blog de empresa podemos hacer llegar información a clientes y potenciales clientes sobre nuestra actividad empresarial. Nosotros elegimos qué transmitimos pero también cómo lo hacemos. Y es que el diseño del blog y el mensaje que lanzamos  son claves en nuestra imagen de marca.

Como sucede con las redes sociales, un blog de empresa es una manera sencilla, eficaz y económica de comunicarse y relacionarse con clientesy proveedores en tiempo real, siendo posible establecer una comunidad en torno a productos y marcas, generar confianza, solventar conflictos e incluso obtener feedback de su experiencia con nosotros.

Un blog de empresa también nos aporta visibilidad en internet, gracias a un buen posicionamiento SEO, un arte que nos permite aparecer los primeros en la lista cuando alguien busca un tema relacionado en motores de búsqueda, algo que puede lograrse siguiendo los algoritmos de los buscadores pero también aportando contenido de calidad de forma frecuente.

Un blog nos permite actualizar información, de modo que sirva como canal de información ante eventos y novedades, algo que atraerá a personas interesadas en tu actividad, que encontrarán contenido diferente en cada visita.

Un manejo cercano y cuidado del blog, centrado en aquellas áreas estratégicas donde estamos especializados, ayudará a dar cara a tu empresa, humanizándola y dotándola de un carácter experto y profesional de cara a los clientes.

En pleno furor por las redes sociales, una plataforma en la que publicar tu propio contenido y difundirlo posteriormente en otras aplicaciones reforzará tu presencia en dichas redes como Facebook, Instagram, LinkedIN o Twitter.

Esto es lo que pasará en 2019 con los falsos autónomos

Ya está aquí 2019 y con el nuevo año se han hecho efectivas algunas de las últimas propuestas del gobierno en materia fiscal. Y es que tras semanas debatiendo sobre el tema, el BOE del 29 de diciembre publicaba lo que sucedería con ellos y con las empresas que se valiesen de esta artimaña para usar sus servicios.  ¿Qué pasará si te pillan actuando como falso autónomo?

Pues menos de lo que parecía. La realidad de esta medida parece que va a ser más inocua de lo que prometía en un principio, ya que contratar a falsos autónomos va a salir muy barato a pesar de las sanciones anunciadas (de 3.000 a 10.000 euros por trabajador) por el gobierno hace unos días, una sangría para las empresas que realicen estas prácticas de hacerse efectiva. Recuerda: no es lo mismo un falso autónomo que un autónomo dependiente.

¿La razón?  No hay sanción estipulada por «contratar» a trabajadores haciendo que estos se den de alta como autónomos a pesar de tener una relación laboral clara y continuada en la que estos trabajadores actúenme bajo la organización de la empresa y sus políticas.

Esto es lo que dice el BOE:

Comunicar la baja en un régimen de la Seguridad Social de trabajadores por cuenta ajena pese a que continúen la misma actividad laboral o mantengan idéntica prestación de servicios, sirviéndose de un alta indebida en un régimen de trabajadores por cuenta propia. A estos efectos se considerará una infracción por cada uno de los trabajadores afectados

Es decir, que en caso de que se descubra a un falso autónomo, a la empresa se le reclamará que pague la diferencia de cotización en ese momento  y que regularice el contrato de forma inmediata. Como no funciona de forma retroactiva, el ahorro para la empresa hará que siga mereciendo la pena seguir con esta práctica. Es decir, que los falsos autónomos seguirán siendo rentables para las empresas.