7 buenos propósitos para el autónomo en 2019

¡Feliz año 2019! Con el 1 de Enero muchos decimos adiós a las vacaciones navideñas y nos encaminamos a subir la empinada cuesta de propia de este frío mes. Como ya es tradición, suben los precios de luz, agua, energía y transportes, pero también las tasas. Pero no todo va a ser malo. También es momento de hacer balance y establecer buenos propósitos para este año que entra. Si eres autónomo, te proponemos una serie de propuestas para hacer que este año sea mejor laboralmente hablando.

  • Establece horarios y cíñete a ellos.  Si eres tu propio jefe, es importante tener tus horarios y tu zona de trabajo y ceñirte a ellos escrupulosamente (aunque surja de vez en cuando emergencias).  Fuera de esos horarios, apaga tu teléfono o cámbialo por el personal. Tu productividad y tu salud lo agradecerán.
  • Explora las opciones ventajosas en tus herramientas de trabajo, como el leasing de vehículos y de aparatos informáticos como smartphones u ordenadores, que desgravan y además te permiten disfrutar de lo último en tu día a día profesional
  • Conoce y aprovecha las herramientas administrativas para ahorrar. Más allá de guardar todos los tickets para desgravar, la legislación proporciona ciertas ayudas y subvenciones que podemos aprovechar si sabemos que existen y sus condiciones. Para no complicarte, lo mejor es contratar a un asesor fiscal.
  • Cuida tus redes sociales y explótalas para tu negocio. Aunque tu negocio no sea online, es vital crear imagen de marca en internet y saber venderte en las diferentes plataformas: Facebook, Twitter, LinkedIn, Instagram…
  • Amplía tu networking. En talleres, simposios, cursos, en el gimnasio, en el bar… nunca sabes dónde vas a encontrar a potenciales clientes, socios o proveedores. Para ello es fundamental estar abierto y ampliar tu círculo de contactos.
  • Pero para eso es fundamental tener una estrategia de cara al público. Tener buenas palabras, las ideas muy claras pero también escuchar a tus clientes. El feedback es clave para seguir mejorando, incluso cuando no nos guste oír críticas. De todo se aprende.
  • Sigue formándote y ampliando tus destrezas profesionales y personales, incluso aunque no tengan que ver con tu negocio.

10 ventajas de contratar un asesor fiscal y contable

El año nuevo es para muchos un momento de propósitos, de hacer borrón y cuenta nueva y empezar de nuevo. Errores del pasado sirven para aprender de ellos y comenzar el año con buen pie. Tanto si ya dispones de una pequeña o mediana empresa o si eres autónomo, como si planeas iniciar un proyecto profesional este año que comienza, contratar un asesor fiscal y contable es una buena idea.

  • Si empiezas de cero, para que te asesore en la forma de establecimiento de tu empresa y tu plan de negocio. Si comienzas de cero, tendrás muchas dudas y ellos serán los más indicados para recomendarte lo que mejor se ajusta a tus necesidades.
  • Para estar al día de la normativa. Aunque podemos estar informados gracias a internet o la prensa, un asesor trabaja en su día a día con la legislación y su aplicación práctica, de modo que conoce a la perfección su significado, consecuencias y limitaciones.
  • Para dedicarte única y exclusivamente a tu labor. Llevar la contabilidad de una empresa no es difícil, si es que sabes cómo hacerlo, solo necesitas tiempo y experiencia. Cualquiera podría hacerlo pero, ¿seguro que prefieres zambullirte en contabilidad en lugar de sacar lo mejor de ti en lo que mejor sabes hacer?
  • Para tener acceso a ayudas y subvenciones. Al igual que tienen conocimiento de la legislación, también están al día de convocatorias que pueden ayudarte a aliviar tu economía, asesorándote a que puedas acceder a ellos.
  • Trato personalizado. Da igual que tu empresa tenga 100 trabajadores que que estés tú solo, los asesores van a prepararse a fondo con tus necesidades, objetivos y sector al que te dedicas.
  • Para estar al día: de recibos, albaranes, facturas, declaraciones… de modo que no dejes para el último momento tu contabilidad,  maximizando tus desgravaciones y presentando tu documentación en los plazos pertinentes
  • Optimización de tiempo y de dinero, ya que con un asesor externalizamos la contabilidad sin necesidad de tenerlo en plantilla.
  • Elaboración de estrategia. Si tu empresa ya está en marcha, la asesoría puede orientarte a determinar los planes de acción que más beneficien a tu negocio.
  • Confidencialidad: toda la información y documentación que facilites será tramitada con máxima confidencialidad gracias al secreto profesional
  • Porque una asesoría está compuesta por un equipo multidisciplinar con experiencia y formación en varios ámbitos.

Si estás pensando en que alguien te lleve tus asuntos fiscales y laborales, no dudes en ponerte en contacto con Acertius.

 

Se acerca el fin de año fiscal: Cómo ahorrar y pagar menos impuestos

A dos semanas para que acabe el año, ciudadanos, pymes y autónomos ya andamos a vueltas con regalos, compromisos familiares y el cierre del año fiscal, algo menos reconfortante pero necesario. Para ayudarte en esta tarea, te damos algunos consejos para ahorrar en tus deducciones e impuestos. Cuando los tengas claros, no dudes en incorporarlos en tu rutina como propósito para 2019.

Si tu familia sufre cambios, comunícalos porque la retención a cuenta del IRPF depende de tus circunstancias familiares

  • Puedes cambiar parte del salario en metálico por salario en especie, ya que algunos conceptos están exentos de pagar IRPF, como los seguros sanitarios
  • Si vas a transmitir tu casa, espera a cumplir 65 años, ya que estará libre de impuestos
  • Si puedes deducir por compra, amortiza tu hipoteca. Y es que si adquiriste tu piso o local antes de 2013, puedes deducir hasta el 15% bajo ciertas condiciones
  • Toma nota de tus gastos como profesional: colegio profesional, cuotas sindicales, pleitos… todos ellos son gastos deducibles de los ingresos del trabajo.
  • Recuerda que los donativos deducen. Si aportas tu granito de arena a ONGs y otras fundaciones sin ánimo de lucro, este año podrás deducir un 75% sobre los primeros 150 euros y un 30% sobre el resto.
  • Si estás alquilando un inmueble, puedes deducir gastos como IBI, inmobiliaria, seguros, comunidad, gastos de reparación y conservación
  • Como siempre, guarda todos los justificantes y factura de los gastos que puedas deducir: dietas, cursos y charlas de formación, material, asesoría… tanto para deducirlos como para evitar problemas futuros
  • Presta atención a las deducciones de tu comunidad autónoma. Si tienes dudas, consulta con nuestros especialistas para que te informen de las existentes.
  • No lo dejes todo para el último dia. Las prisas no son buenas, por su culpa podemos dejar pasar fechas y documentación. Es importante ser metódico y adquirir el hábito de controlar las finanzas continuamente

No esperes más, y pide cita en Acertius para que nuestros expertos en fiscalidad te aconsejen para ahorrar al máximo y que no pagues más que lo imprescindible.

 

Lo que tendrías que tener en cuenta si trabajas de cara al público

Trabajar de cara al público es uno de los empleos más infravalorados que existen y lo es de forma bidireccional. Por una parte, porque por un lado el cliente no siempre tiene la razón (a pesar de esa popular máxima trasnochada) y por otro, porque al no requerir formación específica, muchas personas que no sirven para estar cara al cliente acaban precisamente allí. Y no hace falta que te lo diga: si tienes una mala experiencia con un dependiente, es muy probable que no vuelvas más a ese establecimiento.

Trabajar de cara al público es un arte para el que no todo el mundo vale. Sin ánimo de sentar cátedra, esto es lo que todo trabajador cuyo empleo consiste en estar de cara al público debería conocer y aplicar:

  • Da igual que hayas tenido un mal día, los problemas se quedan fuera del establecimiento. Los clientes son eso, clientes y no amigos. Están allí de paso y buscan asesoramiento y un trato eficiente y servicial.
  • Asume tu trabajo. Si no te gusta demasiado tratar con personas y aun así estás trabajando de cara al público, es mejor que tengas claro que tienes que estar toda la jornada con desconocidos.  Igual que el actor interpreta, tú deberás ponerte en tu papel y mantenerte.
  • Algo que podría ayudarte es sentirte identificado con tu empresa y lo que vendes. Así es mas sencillo estar cómodo e implicado.
  • Escucha al cliente. Ya lo hemos dicho: el cliente no siempre tiene la razón, pero escuchar para mejorar y tomar nota de las críticas constructivas es clave en tu trabajo. Puede que se vaya por las ramas, pero quédate con lo importante
  • Tómate las cosas con humor. Está claro que no todos los días vamos a estar alegres, pero sacar algo de humor en los días en los que la cola llega hasta la calle ayuda a soportarlo.
  • Sé honesto . Vender es el objetivo máximo, pero si por lo que sea el cliente no encuentra lo que busca, asesórale también posibles alternativas. De este modo somos más profesionales y el cliente confiará en nosotros en esta ocasión y en las próximas.  O quizás incluso acabe comprando algo que no tenía pensado.
  • La apariencia es importante, pero todavía lo es más saber comunicarte. De cara el público se suele buscar ciertos patrones físicos pero trabaja tu discurso para transmitir de forma eficaz y convincente.
  • Infórmate. Nadie nace sabiéndolo todo, pero si estudias lo que vendes y tomas nota del feedback que te da el día a día con tus cliente, el asesoramiento será mucho más efectivo que limitarnos a leer las especificaciones de algo.
  • Nunca dejes de aprender. De todo: clientes, productos, competencia, experiencia de compra…

Por qué fichar es una pérdida de tiempo

Hace unos días se conocía que el gobierno de España podría proponer registrar la jornada de los trabajadores para controlar cuántas horas desempeñamos en nuestro trabajo. De esta forma, quedaría constancia de cuántas horas realizamos en nuestra jornada y la cantidad de horas extra. Una medida que en muchas empresas ya se aplicaba y que muchos expertos consideran que es un error.

Del viejo (pero efectivo) método de apuntar la hora en una tabla Excel o el control mediante huellas digitales u otros sistemas biométricos pasando por aplicaciones de tecnología punta, el problema no es tanto la forma de fichar sino la necesidad de fichar en sí misma.

Puede que suene a obviedad, pero es obligación del empleador cuantificar sus metas y objetivos con los recursos disponibles. Esto es, que la contratación de un trabajador a jornada completa debería cubrir 40 horas semanales como máximo. Y es que las horas extra deben ser algo extraordinario, no algo común ni frecuente. En cuanto al trabajador, se presupone que es una persona capacitada y formada para desempeñar su labor con eficiencia, sin pérdidas de tiempo, si bien siempre hay procesos de formación, aprendizajes e imprevistos.

Con esto en mente y habida cuenta la profesionalidad y la implicación con el proyecto por ambas partes, seguimos creyendo que el presencialismo aumenta la productividad y no es así. No por pasar más tiempo en tu lugar de trabajo eres el más eficiente. Tampoco por llegar el primero y marcharte el último. Ya se ha demostrado que factores como la flexibilidad y la conciliación laboral repercuten beneficiosamente en la implicación y el rendimiento de los trabajadores.

Así pues, es cuestión de trabajar por proyectos, dividiendo en pequeños objetivos controlados con una consecución que pueda evaluarse a corto plazo. Fichar no es la solución para controlar el rendimiento, la implicación, responsabilidad y la profesionalidad sí que lo son.