1 de cada 3 españoles quieren comprar una vivienda en 2018

A menos de una semana para el cambio de año, muchos nos encontramos inmersos en el clásico balance de fin de año y ya de paso elaborando los propósitos para 2018. De acuerdo con una encuesta del comparador de hipotecas HelpMyCash.com  , el 35% de los españoles tiene como objetivo comprar una vivienda. De manera concreta, el 17% quiere hacerlo sí o sí, mientras que el 18% restante lo considera seriamente.

Eso sí, una cosa es querer comprar una casa y otra hacerlo realidad. Y es que aunque el 2018 seguirá la tendencia de bonanza económica de este 2017, hay que recordar que para poder contar con la financiación para acometer dicha inversión, el banco nos pedirá un 20% del coste del inmueble más un 15% adicional en concepto de gastos de compraventa.

Hazte a la idea: si quieres comprar una casa de 100.000 euros, necesitarás contar con al menos 35.000 euros y para hacerlo posible el primer paso es ahorrar. De las personas que piensan comprar una vivienda, los que mayor intención de compra tienen ahorran más de 300 euros.

Sin embargo, será necesario que se lo tomen en serio. Y es que un 64% de las personas que afirman que adquirirán una vivienda tienen menos de 10.000 euros ahorrados, el 30% ha ahorrado entre 10.000 y 30.000 euros y solo un 6% supera los 50.000 euros.

Por edades, de ese 35% de encuestados que planean comprar un inmueble , el 21% se encuentra entre los 26 y los 35 años, un 18% va desde los 18 a los 25. A partir de los 36 años el interés por adquirir un inmueble se mantiene alto, pero a partir de los 46 años decrece.

Previsiblemente el Euribor seguirá muy bajo durante la mayor parte de 2018, por lo que las hipotecas variables resultarán muy atractivas por sus intereses. Pero como ya hemos visto en un vídeo que se ha vuelto viral, los bancos seguirán insistiendo en las de tipo fijo.

La importancia de la decoración de Navidad en el comercio

Si tienes un negocio, probablemente en estas fechas hayas preparado para la ocasión tu establecimiento, ya sea físico u online: unas guirnaldas, una nueva cabecera para tu web, luces y guirnaldas, árbol de Navidad, renos y Papá Noel, música ambiental… esas pequeñas cosas que marcan la diferencia y animan a comprar.

Muchas personas dudan si aprovechar el tirón estacional merece verdaderamente la pena o por el contrario, se trata de una inversión de tiempo, recursos y materiales que no se traduce necesariamente en ventas. Sin embargo, los expertos en marketing aseguran que sí, pero ¿pueden ser responsables de que incluso lleguemos a vender menos en caso de no contar con ellas o de contar con una decoración que no esté a la altura? Está claro que la decoración incide a la hora de potenciar las compras no solo en el interior del establecimiento, sino también en las calles, ya que anima al consumo, hace que la gente salga más a la calle, y atrae a turistas y compradores de otras poblaciones.

Por eso, en aquellas ciudades en las que no se potencia la decoración navideña, las asociaciones de comerciantes suelen protestar. Por ejemplo, la Asociación de comerciantes de Alicante ha dejado patente su malestar con la decoración navideña de su ciudad, al asegurar que el retraso en el montaje de las luces y la poca originalidad en su diseño provocará una disminución de ventas notable, según cuentan en el diario Información.

Al parecer, en 2013 y fruto de la crisis, el Ayuntamiento decidió destinar una partida económica más austera a la decoración navideña. Ese año la asociación asegura que vendió  un 20% menos y no quieren que vuelva a repetirse. Además, ponen como ejemplo otras grandes ciudades de similar potencial como Mallorca, Valencia, Murcia o Málaga. Para ello su solución pasa por  una mayor inversión y diseños originales.

En Zaragoza, la escasa iluminación de Navidad, limitada prácticamente a tres calles y a la plaza del Pilar, también ha provocado numerosas quejas por parte de los comerciantes, que se lamentan de la escasa inversión municipal a la hora de decorar la ciudad durante las fiestas navideñas.

Y es que las luces y decoración de Navidad no solo incentivan el comercio en si mismo, sino que crean espacios que atraen para las compras, pero también dan nombre a la ciudad y aumentan la afluencia de visitantes.

El debate está servido: ¿Hasta qué punto aumentan las ventas la decoración navideña? ¿Es una mayor decoración navideña garantía de ventas? ¿Quién debe asumir su coste?

Las nefastas consecuencias de trabajar como autónomo sin darte de alta

La economía sumergida es un mal endémico en nuestro país. Quien más quien menos conoce a alguien o incluso él mismo se ha atrevido a hacerlo en algún momento de su vida. Unos costes laborales y fiscales elevados y una normativa muy rígida favorecen que en muchos casos ante trabajos puntuales o con una facturación baja muchos opten por hacerlo sin darse de alta en el RETA o régimen especial de trabajadores autónomos.

Es cierto que en algunos casos puntuales se pueden emitir facturas sin estar dado de alta, pero en general es obligatorio que los autónomos que facturen estén dados de alta en el RETA… y si no es así, nos exponemos a unas amonestaciones muy graves.

¿Qué puede pasarte si te pilla la administración?

trabajar como autónomo sin darte de alta

Lo primero de todo que pue pasarte es que la administración te obligue a darte de alta como autónomo, algo lógico y normal, ¿no?

El problema es que también puede hacer (y de hecho lo hará) que tengas que pagar las cuotas no satisfechas desde la emisión de la primera factura… el plazo para que la administración pueda retropenalizarnos es de los últimos cuatro años.

Por si fuera poco, además de pagar todas las cuotas, serás penalizado al hacerlo fuera de plazo, con un porcentaje de recargo que van desde el 10 hasta el 35%

Y no acaba aquí la cosa. A las cuotas y los recargos se puede añadir los intereses de demora, un porcentaje del 3,75%.

Finalmente, si debemos dinero a la administración no podremos beneficiarnos de las bonificaciones propias del RETA: reducciones por discapacidad, la tarifa plana, etc.

Para que te hagas una idea, si facturas como si fueras autónomo sin serlo, te expones a tener que desembolsar la friolera de unos 4.000 euros a la Seguridad Social.  Una auténtica barbaridad que nos hará pensárselo dos veces.

Cómo ahorrar en la declaración de la renta

 De acuerdo con el Sindicato de Técnicos de Hacienda, una buena planificación fiscal podría permitir el ahorro medio de 3.200 euros en la declaración de la renta del año 2017 que está a punto de concluir. Este ahorro, del que podría beneficiarse sobretodo las personas con las rentas más altas, proviene de una óptima gestión de las deducciones y exenciones del sistema tributario.

Para que te hagas una idea, si tienes una renta entre 60.000 y 150.000 euros, podrías ahorrarte hasta 10.127, hasta el triple que los contribuyentes con rentas entre los 12.000 y 21.000, que lograrían una ventaja de 1.590 euros.

En el  caso de las rentas más altas, la solución pasa por invertir en una nueva o reciente empresa y para las rentas más ajustadas podría lograrse contribuyendo al plan de pensiones. En ambos casos se verían beneficiados siendo solidarios y aportando su granito de arena a una ONG, pudiendo desgravarse un 75% de los primeros 150 euros.

Otras soluciones para ahorrar en nuestra próxima declaración de la renta pasan por cambiar el  contrato laboral posibilitando cobrar parte de nuestra nómina en especie (por ejemplo la tarjeta restaurantes, tarjeta transporte o un seguro médico).

En caso de despido, recuerda que no debes tributar la indemnización (a no ser que la relación fuera mercantil o supere los 180.000 euros) y que si cobras prestación por desempleo, sale mucho más beneficioso solicitarlo en pago único, algo que puede hacerse en caso de querer iniciar una nueva actividad económica.

Asimismo, cabe destacar que todas las ayudas tributan, como por ejemplo el PIVE para renovar tu vehículo o la polémica ayuda para maternidad.

En todo caso, la recomendación general más efectiva para ahorrar al máximo en nuestra próxima declaración es aportar a nuestro plan de pensiones de forma que nos reduzcamos la base imponible en el IRPF.  Toma nota, hasta el 31 de diciembre tienes tiempo para evitar disgustos la próxima primavera. Ante cualquier duda, ponte en contacto con el departamento de asesoría de Acertius ¡Estaremos encantados de ayudarte para que en tu próxima declaración de la Renta pagues menos!