Ya puedes pagar con tu móvil Android con Android Pay

Ya es oficial, desde hace poco menos de una semana, Android Pay ha llegado a nuestro país. Si bien es cierto que Apple Pay aterrizó en España a finales del año pasado, la mayoría del parque de móviles patrios contienen el sistema operativo Google, por tanto es ahora cuando se estima que va a producirse la revolución nuestros hábitos de pago.

Y es que si se estima que para 2020 la mayoría de las transacciones que no se realicen en metálico, se harán mediante el móvil, el pasado 26 de julio constituye el inicio de una nueva época en cuanto a transferencias y formas de pago. A continuación, te contamos todo lo que debes saber.

 

¿Con qué móviles puedes pagar?

Absolutamente con todos los dispositivos Android que estén actualizados con Android 4.4 Kit Kit o Superior. Además, no solo se restringe a los teléfonos, sino que también se puede pagar con smartwatches y tablets que tengan Android como sistema operativo.

¿Qué tarjetas son compatibles?

De momento, sólo los clientes del BBVA con tarjetas  MasterCard y Visa podrán pagar. Si bien, es cuestión de muy poco tiempo que esta lista se amplíe. Curiosamente, en el caso de Apple Pay, el Banco Santander fue el pionero y hace escasas semanas se sumó La Caixa.

¿Cómo pagar con Android Pay?

Muy sencillo, el pago se realiza exactamente igual que con una tarjeta contactless, es decir, con datáfono. Solo tienes que acercar tu teléfono al dispositivo e introducir la clave.

¿Dónde podemos pagar con Android Pay?

Únicamente podremos pagar en establecimientos adheridos, como son las tiendas de Inditex, H&M, Cortefiel, El corte Ingles, Fnac, Lidl, Gino’s Restaurante, FrescCo, Pans & Company, Media Markt, Pedro del Hierro, 100 Montaditos, Starbucks, Women’s Secret, Sfera…

Pero además, también podrás pagar en aplicaciones que la admitan como forma de pago, evitando tener que introducir tus datos bancarios y personales para el envío. Algunas apps que permiten el pago vía Android Pay son Privalia, Showroomprive, Just Eat, entre otras.

 

El caso Neymar y el «fair play financiero» en el fútbol

A lo largo de las últimas semanas los aficionados al fútbol hemos asistido estupefactos a un hecho único (por las dimensiones financieras): el fichaje de Neymar da Silva Santos Júnior, más conocido como Neymar, por el Paris Saint Germain por 222 millones de euros, su cláusula de rescisión. Si bien no es la primera ni la última cláusula que se paga, este fichaje tiene una trascendencia especial porque podría haber roto el «fair play financiero».

Esta norma de la UEFA data de 2011 y  permite sancionar a  a clubes como PSG y Manchester City, que se encuentran en manos multimillonarios, a diferencia de otros clubes como Real Madrid, Fútbol Club Barcelona o Athletic Club de Bilbao, que pertenecen a sus socios y por tanto son a ellos a los que se les debe rendir cuentas, ya que el patrimonio es suyo.

A modo de resumen, las normas del fair play financiero en el fútbol dictan:

  • Los clubes clasificados en competiciones UEFA no pueden tener deudas pendientes con otros clubes, con sus jugadores o con las autoridades tributarias.
  • No pueden gastar más de lo que ingresan (punto clave en el caso Neymar).
  • Las cifras serán estudiadas por el Comité de Control Financiero de Clubes de la UEFA, pero no solo de la presente campaña, sino de las tres anteriores.
  • Como caso excepcional, podrán gastar 5 millones más de los que ingresan, pero con ciertas limitaciones. Para promover la inversión en estadios, campos de entrenamiento y desarrollo del fútbol juvenil, todos estos gastos quedan excluidos del cálculo.
  • Incumplir las normas no implica la exclusión de competiciones, primero se procederá por este orden: a advertir, amonestar, multar, retirar puntos, retención de ingresos, prohibición de fichajes, descalificación y retirada de títulos.
  • Se investigarán las asociaciones con patrocinadores y los acuerdos con holdings a la hora de adquirir jugadores.

El caso Neymar ha sentado un peligroso precedente en el fútbol que amenaza no solo con alterar la competición tal y como lo conocemos, sino que podría salirle mucho más caro al PSG si la UEFA entra de facto a investigar esta transacción.

¿Qué es la gentrificación y qué consecuencias tiene en la ciudad?

 

Cada día este término copa las portadas de los principales medios de comunicación, especialmente con más insistencia en verano, cuando la ausencia de noticias se junta con la eclosión turística de las grandes ciudades, pero ¿qué es la gentrificación? ¿cómo me afecta? ¿Qué consecuencias tiene en mi ciudad?

La gentrificación empezó en Manhattan, pero se ha ido extendiendo y ya afecta a ciudades como Madrid y Barcelona y en menor medida otras como Zaragoza o San Sebastián. Se entiende como gentrificación el proceso por el que un barrio que originalmente era habitado por personas oriundas (vamos, de las de toda la vida), sufre una transformación para adecuarlo a la moda actual. Generalmente suele darse en zonas que están estratégicamente situadas cerca del centro y que llevan un tiempo degradándose fruto del abandono y delincuencia, quedando en ella ancianos, emigrantes y jóvenes que buscan un alquiler barato.

Súbitamente, algunas personas creativas y/o con poder adquisitivo empiezan a invertir en el lugar apostando por locales chic o de moda, como pueden ser restaurantes, tiendas de diseño,  galerías… Además, se empiezan a reformar edificios. Lo que antes era un lugar envejecido, empieza a ponerse de moda y las tiendas de barrio dejan paso a franquicias. Sobre el papel, parece un lavado de cara muy interesante, especialmente para el turismo.

La cara amarga de la moneda es que de la mano de esta profunda remodelación los precios se encarecen. Por tanto, la venta y el alquiler de espacios y pisos se eleva, expulsando literalmente a los habitantes  originales y los comercios locales de estas zonas hacia el exterior. Es la ley de la oferta y la demanda.

Con el turismo visitando estas zonas es lógico que el efecto Airbnb se haga notar: cientos de pisos otrora ocupados por personas del barrio, ahora son competencia directa de hoteles, hostales y pensiones. Lo que antes era un barrio envejecido ha pasado a un barrio para el que viene de fuera, a disfrutar de la ciudad unos días.

El tiempo recomendable de los deberes

Artículo de opinión de Mª Ángeles López Artal

Primero entender, después saber hacer y por último, hacerlo bien. Creo que es el mejor procedimiento para adquirir una habilidad de manera efectiva, practicar un deporte, dominar un juego o estudiar una lección. Aprender implica hacer, repetir, corregir y todo ello bajo una estrategia continuada que sirve, además, para mejorar otros hábitos como la responsabilidad, la autodisciplina y la independencia en la acción.

Siempre ha sido así aunque bajo distintas modalidades porque hay dómines de todo tipo. Unos enseñan para que otros aprendan jugando. Hay quien prefiere enseñar para que otros aprendan admirando y disfrutando. Y todavía quedan los de la vieja escuela, los que enseñan bajo la amenaza del castigo o, como decíamos hace años, para que la letra con sangre entre. De un modo u otro, siempre ha existido una solidaridad entre padre, profesor y la escuela que comparten, encaminada a un objetivo común que era convertir a los pupilos en personas de bien.

Hemos tenido un curso complicado, con un sector de padres revelados por el presunto incumplimiento del artículo 31 de los derechos del niño que reconoce “el derecho de la niñez al descanso, al juego, al esparcimiento y a las actividades propias de la edad”. Para estos padres, las actividades extraescolares han restado tiempo de descanso, generado tensión familiar en el hogar y lo que es peor, han aumentado la desigualdad académica y social del alumnado ya que los alumnos de nivel más bajo, al no tener ayudas, tienen peores puntuaciones y un rendimiento menor.

Exagerado o no, la estadística arrojaba este curso severas cifras y nos reconocía que el estrés en los niños en etapa escolar es de un 30%, así que, algo de carga excesiva ya debe haber. Por otro lado, la primera prueba Pisa, aplicada en el 2000 por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos demostraba que Finlandia tenía el mejor sistema educativo de todos los países de la OCDE. He leído algunos artículos y entrevistas a expertos de la educación en este país nórdico y hay dos cosas que llaman la atención. La primera es que los niños hacen deberes todos los días en casa. Alrededor de una hora diaria. El resto del trabajo se hace en la escuela. Lo segundo tiene que ver con un asunto de más importancia si cabe, el mobbing en la escuela. En relación al acoso escolar, los finlandeses son tajantes y manifiestan que los problemas se resuelven hablando. «Tenemos reglas muy estrictas y cada vez que vemos u oímos algo nos lo tomamos muy en serio. Primero hablamos con el alumno y si vuelve a suceder con los padres. Normalmente con una o dos reuniones se zanja el problema»

Esperemos que el verano sirva para la reflexión de unos y otros porque conocidas las ventajas del trabajo en casa y sufridos los inconvenientes, tendremos que ser capaces de encontrar la carga de trabajo que, sin ser excesiva, promueva la autodisciplina, el hábito de estudio, la constancia y la responsabilidad.

Entretanto, feliz verano a padres, maestros y pupilos, que todos lo merecen y se lo han ganado.

M. Ángeles López Artal. Economista


Acertius no se compromete ni se hace responsable de las ideas vertidas en esta sección del blog.