España y sus leyendas negras

Artículo de opinión de Mª Ángeles López Artal

Hace unas semanas, en la sobremesa de un almuerzo con colegas de profesión, alguien dijo que a España le hubiera ido infinitamente mejor si no hubiéramos expulsado a los judíos o si Napoleón hubiera ganado la guerra de la Independencia. Argumentaba que los judíos, con su prosperidad económica y capacidad para los negocios, habrían contribuido a la generación de riqueza y qué decir de Fernando VII, un rey absolutista y barrigón desprovisto de las mínimas aptitudes para ser monarca. Por su culpa, decía, perdimos capacidad económica y poso intelectual.

Esta postura, la de alimentar y fomentar las leyendas negras, rodea a muchos Estados pero, en el caso Español, es larga y duradera. Elvira Roca, historiadora, profesora y ensayista de mucho prestigio, ha acuñado un término que se llama “ Imperiofobia” y ha escrito un libro titulado “Imperiofobia y la leyenda negra ” que debería ser obligatorio en la Universidad Española para promover actitudes positivas en relación a nuestra propia tierra. Parece que los españoles somos en general “antiespañolistas” que cargan culpas de generación en generación: el genocidio americano, la inquisición, la incultura o el militarismo. Es más, a veces pienso que cualquier artista o intelectual que se precie, piensa que debe ser antiespañol. Para esto último no hacen falta ejemplos, basta con revisar la hemeroteca mas reciente.

La expulsión de los judíos es una constante en la historia medieval y moderna en Europa. Sucedió en 1290 en Inglaterra y en 1306 en Francia y fueron expulsiones más duras que en España ya que aquí pudieron enajenar sus bienes o convertirse para no marcharse. En el caso de la guerra de la Independencia, creo que analizar un suceso de forma aislada, es muy fácil pero también es peligroso y perverso porque en el análisis eliminamos gran parte del contexto político, económico y cultural en el que se desarrolla ese hecho. Es pueril pensar que de haberse producido otro acontecimiento, el retorno para España hubiera sido un cúmulo de bendiciones. Ni lo uno ni lo otro. Historia ficción en todo caso.

Este complejo está en el ADN y llega hasta nuestros días bañando a todos los segmentos de la población. Todavía me retumba en la cabeza el discurso de Macron tras su victoria en las elecciones. Un presidente orgulloso y convencido que habló del “fortalecimiento de la solidaridad nacional” o la necesidad en el mundo de “una Francia fuerte”. Macron exhortó a todos los franceses en su discurso a dar juntos el ejemplo de un pueblo que “sabe afirmar sus valores y principios”. Qué bien dicho y sobre todo, que bien pensado. No he encontrado discurso equivalente en nuestro pueblo. Rompiendo una lanza a nuestro favor, debemos admitir que España no puede ser tan pobre de sí mismo cuando sigue estando en el mapa teniendo al enemigo en casa. Todo esto quiero que sea culpa de una mayoría que está orgullosa de su país a pesar de su silencio frente al exceso de ruido de la pusilánime minoría. Como decía von Bismark: “estoy firmemente convencido de que España es el país más fuerte del mundo. Lleva siglos queriendo destruirse a sí mismo y todavía no lo ha conseguido”.

M. Ángeles López Artal. Economista

Acertius no se compromete ni se hace responsable de las ideas vertidas en esta sección del blog.

Prácticas laborales, ¿formación o abuso profesional?

Durante las últimas semanas se ha desatado la polémica con unas declaraciones del cocinero del Restaurante Abac (Barcelona) y presentador de MasterChef, Jordi Cruz, en la que aseguraba que era un privilegio que los stagiers realizasen prácticas en alta cocina a cambio de cama y comida, comparándolo con el coste de un máster. Tras estas palabras por las el ministerio de Trabajo inició una investigación sobre el tema, se abrió la caja de Pandora de las prácticas laborales.

Se entiende que una práctica laboral es una extensión del periodo formativo de un alumno, el cual, tras haber adquirido suficientes conocimientos teóricos – y en muchos casos haber concluido su carrera -, se sumerge de forma tutelada en el mercado laboral. Y es que en muchos casos lo que se aprende en los centros de formación dista mucho del día a día en el trabajo donde el tiempo y los costes son fundamentales.

Durante este periodo de prácticas, el practicante adquiere y desarrolla habilidades para su futura carrera profesional, pero también gana experiencia, descubre realmente su sector aumenta su red de contactos, logra beneficios académicos y se juega una posible contratación.

Pero no se debe obviar que las prácticas profesionales aportan un beneficio por ambas partes: la empresa adquiere mano de obra a bajo coste y tiene la oportunidad de conocer a un futuro candidato para su plantilla, y el practicante se en el sector en el que desarrollará su carrera desde cero, es decir, teniendo que “sufrir” la curva de aprendizaje en ese periodo, ya que la empresa proporciona su saber hacer, procesos productivos y supervisión al individuo, que va adquiriendo paulatinamente hasta lograr ser un trabajador más.

El tema más espinoso sin duda de las prácticas laborales son su duración, el horario y la remuneración, y es que no es lo mismo unas prácticas de 3 meses a media jornada remuneradas que trabajar durante dos años a jornada completa gratis. Desde luego, todas estas opciones deben estar claras por ambas partes antes de cerrar el contrato y debemos ser escrupulosos en su cumplimiento.

Cómo ganar dinero con tu blog de 4 formas rápidas y efectivas

Con un poco de suerte, tú también has decidido emprender tu camino como blogger y les pillado el gustillo. Has podido empezar como entretenimiento o como presentación profesional pero confesémoslo: no hay nada mejor que hablar de lo que a uno le apasiona y si además recibes feedback y un dinerillo, pues mucho mejor.

Desde luego que el paso de aficionado – amateur a profesional marca la diferencia y el buen hacer de tu contenido, así como el SEO, serán claves en ello. Pero mientras tanto, ¿por qué no intentar monetizar tu blog para que la satisfacción sea mayor, reducir costes y quizás encuentres la brecha hacia una forma de ganarte la vida?

  • Google Adsense y otras plataformas de publicidad. La premisa es sencilla: como en un campo de fútbol, cedes el espacio de tu blog o web a empresas que incrustarán sus anuncios. Aunque Google Adsense es la más popular, Chitika, AdMaven o Media.net trabajan de forma similar. ¿Cómo ganas dinero? En el Precio Por Click o PPC, a más lectores interesados, más beneficio.
  • Programa de Afiliados. Si en tu blog hablas de productos – por ejemplo sartenes, palas de padel o smartphones – , una buena alternativa para monetizar tu web es afiliarte con Amazon, de forma que cada vez que surja la oportunidad puedes poner un link y si el lector clica y lo adquiere, te llevarás un porcentaje.
  • Publicidad directa. Como en un periódico, puedes intentar negociar con algunas marcas, productos, servicios o comercios para hablar crear contenido promocionado, algo muy útil si ya empiezas a tener un número interesante de visitas para empresas del sector en el que estás especializado,
  • Ofertando tus servicios. A diferencia de los anteriores, quizás tu web además de actuar como CV y presentación, también puede actuar como canal de trabajo. Veámoslo con algunos ejemplos: si eres un abogado puedes ofrecer asesoramiento telemático, en el caso de un profesor, es posible impartir clases vía skype… o quizá simplemente romper el hielo y conocer nuevos potenciales clientes en tu forma tradicional.