Una sentencia declara que la prestación por maternidad está exenta del IRPF

¿Estás cobrando la prestación por maternidad, o la has estado cobrado desde el 2012? Una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha declarado, frente al criterio de la Agencia Tributaria, que la prestación por maternidad que paga la Seguridad social está exenta del IRPF.

Hasta ahora, la Agencia Tributaria había considerado que este tipo de ayudas debían tributar como rendimiento del trabajo, un criterio que ha sido tumbado por la justicia madrileña con esta sentencia que señala que la prestación por maternidad debe estar enmarcado en las rentas exentas, dando así la razón a una contribuyente que había pedido la devolución de  algo más de 3.000 euros que tuvo que pagar a Hacienda al cobrar una prestación por maternidad que alcazaba los 11.679 euros.

De momento, la sentencia no genera jurisprudencia y está unicamente circunscrita al caso en litigio, por lo que el Ministerio de Hacienda seguirá aplicando su criterio. Aún así, esta sentencia abre la puerta a que las beneficiarias que han cobrado esta prestación de maternidad desde el año 2012 puedan reclamar la devolución del IRPF ya pagada.

De hecho, desde Acertius ya estamos reclamando varias reclamaciones para conseguir que nuestras clientas puedan recuperar lo pagado ¿Es este tu caso? ¿Necesitas alguien que ponga el procedimiento en marcha? Ponte en contacto con nosotros en el 976 796 240 o a través de la página web de Acertius.

 

 

 

RSE: La cultura, nuevo objetivo de las empresas a medio plazo

Tras el parón en seco del patrocinio cultural con la irrupción de la crisis en el 2008, y el recorte en la inversión cultural o el cierre de salas de exposiciones, el mundo empresarial español vuelve a fijar su mirada en la cultura dentro de la estrategia de RSE.

De hecho, distintos estudios sitúan los protectos asociados con el ámbito museístico, artístico, o en las artes escénicas como uno de los que mayor potencial de crecimiento tienen en las sociedades occidentales a medio plazo, tal y como ha quedado patente en el II Foro Cultura & Empresa que se ha celebrado en Madrid.

La cultura y la RSE, un activo reputacional para las empresas

De entrada, las empresas son mejor valoradas por la sociedad cuando invierten parte de sus beneficios en cultura, mejorando su posicionamiento como marca y marcando diferencias con su competencia. Y es que en la actualidad, una amplia sector de la sociedad demanda a las empresas no solo que presten un buen servicio, sino que también les piden que aporten algo a la sociedad. Un buen ejemplo es la creación de museos o salas de exposiciones por parte de entidades de ahorro, o el patrocinio de empresas a teatros, que llegan incluso a cambiar el nombre a cambio tras el acuerdo de mecenazgo cultural.

Se trata, a fin de cuentas, de buscar proyectos que den prestigio, y que estén dentro de la imagen de marca de cada empresa, permitiendo ganar en visibilidad y llegar a potenciales clientes nuevos en espacios que no son los habituales para las empresas.

A la par, museos, organizaciones culturales y creativos ven nuevas vías de desarrollo, reforzando así la parte creadora que cualquier sociedad desarrollada necesita. Además, esta apuesta por la cultura de las grandes y medianas empresas también puede tener su contrapunto en el empleo, al asegurar financiación para proyectos que pueden suponer la creación de puestos de trabajo en el ámbito de la cultura y el arte.  Se trata, en definitiva, de financiar proyectos con acuerdos que sean beneficiosos para ambas partes.

Si quieres saber más sobre mecenazgo, y las posibles deducciones fiscales, puedes acceder al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

 

8 claves para poner en marcha un ecommerce

¿Tienes una tienda en una calle poco transitada? ¿Tu tienda física va genial pero quieres ampliar mercado y aumentar las ventas? ¿Necesitas seguir creciendo y explorando nuevos horizontes? Entonces, no lo dudes, debes plantearte abrir una tienda online que te permita vender tu producto en internet.

No nos engañemos. Abrir una tienda online no es tarea fácil ni es camino de rosas. Como cualquier negocio, tiene sus complicaciones. Pero si tu producto es bueno y sabes gestionarla bien, tus ventas también podrán dispararse. Hoy, en Opinión Profesional, queremos darte las claves para tener una tienda online de éxito.

 1. Siéntate y piensa en la estrategia. Diseña un plan de negocio. Sí, abrir un ecommerce no es llegar, hablar con el diseñador web para crear la tienda y comenzar a vender. Debes pensar qué quieres vender y acotar los productos que vas a vender (es mejor acotar y vender lo que mejor conoces que apostar desde el principio por decenas de productos con los que igual no eres competitivo), el precio, estudiar a la competencia, ver al nicho de mercado al que quieres dirigirte, las palabras clave para posicionarte en internet… Piensa y registra también el nombre y el dominio, e intenta que tenga gancho y sea fácil recordarlo.

2. Cuida las imágenes. Vivimos en la era de la imagen, y tu tienda online tiene que ser completamente visual. Por eso, tendrás que cuidar al máximo las fotografías, para que sean atractivas y consigas retener al posible cliente hasta que se decida a realizar su compra.

3. La tienda debe ser muy intuitiva. Si quieres que tu potencial cliente finalice el proceso de compra y añada el producto a su carrito, al web tiene que ser fácil e intuitiva. Crea una web muy visual, elimina pasos innecesarios, facilita en lo posible los medios de pago… Hazlo fácil para que no se aburra y abandone el proceso de compra, un problema muy común en muchos ecommerce.

4. Diseña una estrategia de captación de clientes. Los clientes no llegarán solos a tu web por muy bueno que sea el producto que vendes. Tras definir quienes pueden ser tus clientes potenciales, deberás planificar una estrategia para darla a conocer. Desde potenciar el SEO para ser más fácilmente localizable en internet, a publicidad en Google o redes sociales, email marketing, publicidad en medios no digitales… Tampoco te olvides de la fidelización de tus clientes. Captar nuevos clientes es importante, fidelizarlos, todavía lo es más.

Ecommerce

5. Estudia el proceso de venta. Tener una tienda online no es solo crear la web. Detrás de la tienda online, hay una serie de procesos que debes de tener en cuenta. Desde la gestión del stock y el almacenaje, a la reposición de los productos que han sido vendidos, el tiempo de envío del producto desde tu almacén al cliente, o el periodo que le cuesta al fabricante enviarte el artículo desde que se lo pides hasta que lo recibes.  No te olvides también de la política de devoluciones, y de los costes que puede conllevar.

6. Cuida los costes de tu tienda. Como en todo negocio, tener controlados los costes es importante para asegurar la viabilidad del mismo. Desde los costes tecnológicos, en los que se incluye la propia tienda online, pasando por el mantenimiento de la misma, el hosting, al precio de los envíos, pasando por los costes fijos que debe tener cualquier empresa, incluyendo en este apartado el material de oficina, el alquiler del almacén, los sueldos, o los seguros.

7. Cuidado con tus proveedores. Asegúrate de buscar proveedores serios que cumplan los plazos de entrega. Si te fallan, el cliente que te ha comprado a ti solo te responsabilizará a ti.

8. Atención al envío. Como parte de la experiencia de compra, la fase del envío del producto es fundamental. Cuida con el packaging, para que sea atractivo y al cliente le haga ilusión recibirlo, aunque ya sepa lo que hay dentro, y para que proteja el envío y llegue sin peligro. Y por supuesto, garantiza el tiempo de envío al que te has comprometido, ya que un importante porcentaje de reclamaciones tiene que ver con el incumplimiento de los plazos de envío.

 

Cómo superar el medio al fracaso

Frente a la cultura de otros países en los que el fracaso no se ve como una barrera al futuro, sino que es un mero tropiezo que permite levantarse y seguir adelante, en países como España el fracaso es un estigma que te marca y del que cuesta desprenderse. De hecho, este miedo al fracaso es un handicap para muchos emprendedores, o para muchos empresarios que no se arriesgan a poner en marcha nuevos proyectos o nuevas líneas de negocio ante el miedo al fracaso.

Evidentemente, cuando se empieza un proyecto, o cuando se decide lanzar la ampliación de una empresa, la cautela es fundamental. Y junto al optimismo y las necesarias ganas de comerse el mundo, también es necesario contar con estudios de viabilidad, y con el respaldo de empresas como Acertius para diseñar una estrategia de negocio y planificar el crecimiento.

Pero además tener las cosas claras, planificadas y de contar con respaldo profesional, también es importante deshacerse de ese miedo al fracaso tan presente en la cultura española. El miedo al fracaso es algo que no se puede eliminar, porque siempre estará ahí, sobre todo dependiendo de la personalidad de cada uno, pero sí que podemos intentar controlar ese sentimiento para autogestionarlo y trata de estar emocionalmente preparado para afrontarlo y no dejar que nos afecte en nuestra carrera profesional.

En este sentido, el fracaso, en caso de darse, puede ser la forma en que descubrimos hasta dónde podemos llegar al mostarnos nuestros instinto de supervivencia, aportándonos una experiencia única que nos ayudará en el futuro a tener nuevas oportunidades al poder aprender de nuestros propios errores . Además, los errores son parte del aprendizajo.  Por eso, es importante desterrar el miedo a equivocarnos o a fracasar, ya que como dice el refrán, el fracaso más grande es no haberlo intentado.

¿Y cómo desterramos este miedo? Lo principal, teniendo fe en nosotros mismo. Confiar en el camino que hemos elegido, llenar tu mente de pensamientos positivos y hacer todo lo posible para que nuestra idea sea un éxito. La aptitud es fundamental, y aunque luego hay elementos externos que pueden hacer tambalear nuestro proyecto, si tenemos una actitud positiva y exitosa tenemos medio camino hecho.

Dentro de esta aptitud, es importante dejar de tener miedo a aquello que todavía no ha sucedido. Estos miedos y estos pensamientos pueden llegar a paralizarnos, cuando en muchos casos, puede que muchos de estos miedos ni siquiera llegarán a ocurrir en ningún momento.  Así que recuerda. Con el fracaso, se pasa mal. Pero lo más importante es levantarse, y seguir adelante, porque el fracaso es simplemente, una mala etapa en la vida que nos ayuda a ser más fuertes.

 

Cualidades que debe tener un emprendedor de éxito

Emprender está de moda. Pese a las múltiples horas invertidas, a las largas jornadas de trabajo, a la presión fiscal… Las tasas de emprendimiento siguen creciendo en España, ya que la idea de ser tu jefe, de vivir de tu afición, o simplemente, de ganarte la vida sin depender de nadie más que de ti mismo es atractiva, junto a la dificultad de encontrar empleos bien pagados están llevando a mucho jóvenes y no tan jóvenes a montarse su propio negocio.

Pero… ¿todo el mundo vale para emprender? A fin de cuentas, ser emprendedor es una forma de vida que requiere esfuerzo, mucho trabajo diario, y también una buena dosis de sangre fría para soportar con temple las incertidumbres que nos depara el futuro, entre otras muchas cualidades.

Sin Ilusión no vas a ningún lado. Si no tienes ilusión por emprender, ni lo intentes. Para llegar al éxito, o al menos, para vivir de tu negocio y pagar las facturas todos los meses, tendrás que recorrer un largo y tortuoso camino lleno de problemas, pagos a Hacienda, proveedores… Si no tienes ilusión por tener tu propio negocio, el día a día se convertirá en una auténtica tortura china.

Tener Compromiso. Ser emprendedor es un poco como contraer matrimonio. A la ilusión, hay que aportarle una buena dosis de compromiso. Puedes estar muy ilusionado con poner en marcha un estudio de arquitectura, o por abrir una tienda o por montar una empresa diseño de videojuegos. Pero ese proyecto empresarial es como un hijo que requiere toda tu atención, incluyendo largas jornadas de trabajo y fines de semana. Un hijo que requiere de tu compromiso.

Ser perseverante. Por mucho que tengamos estudios previos, que nos hayan asesorado expertos en poner en marcha proyectos empresariales, en ocasiones, lo único que funciona es el prueba y error. Y más, en estos tiempos tan inestables en los que las encuestas fallan más que una escopeta de feria y que los patrones de compra o de comportamiento se han volatilizado. Antes, muchos negocios sabían que vendían mucho a principio de mes, o los fines de semana, y en cambio ahora, fines de semana en teoría horribles tienen ventas excelentes, y en cambio, fines de semana que deberían ser buenos ofrecen resultados lamentables. Por eso, la perseverancia es fundamental si queremos sacar adelante nuestro proyecto.

Tener iniciativa. Si eres de los que estás esperando sentados en la silla a que te entren los clientes, mejor es que pases de ser emprendedor. La iniciativa para poner en marcha un nuevo proyecto, para buscar nuevos productos o servicios para diferenciarse de la competencia, o para desarrollar una estrategia comercial para captar nuevos clientes es fundamental si quieres que la cosa llegue a buen puerto.

Ser resolutivo. La vida del emprendedor está llena de decisiones, y tambien de sobresaltos. Decisiones que marcan el día a día, desde cómo diseñar un folleto publicitario a la cantidad que debo pedir al banco para realizar una inversión.  Y sobresaltos que te sorprenden cuando menos te lo esperas y que te toca resolver si no quieres que la cosa vaya a más. Por eso, el emprendedor debe ser resolutivo; debe ser capaz de enfrentarse a un problema o una crisis y tener la capacidad de tener la mente fría y poder tomar la decisión correcta para solucionarlo.

¡Arriba la creatividad! Si quieres emprender, y además quieres triunfar, la creatividad es una característica básica. Gente como tú haciendo lo mismo que tú los hay a patadas, así que si quieres diferenciarte, además de ser un gran profesional, te va a tocar innovar y demostrar tu creatividad para llamar la atención y dibujar la línea que te separa el resto.

No te olvides de ser organizado. Si tienes suerte, o capital, podrás tener alguien que te gestione la agenda o el trabajo. En otros casos, sobre todo al principio, te tocará ser telefonista, comercial, llevar la contabilidad, gestionar los impuestos, buscar proveedores… Esta acumulación de tareas y la limitación de las horas que tiene cada día te llevarán a tener ser extremadamente organizado y a llevar una planificación al dedillo. En caso de que seáis varios socios, o de que tengas una mínima organización de empresa, esta organización te ayudará sin duda a que tu vida sea más fácil.

Delega y ganarás en calidad de vida. Un problema de muchos emprendedores es que no saben delegar. Y este, es un auténtico problema para gestionar la empresa, ya que limita la capacidad de crecimiento, genera problemas de funcionamiento, y además, influye en la situación personal del emprendedor, que ve como desaparece su vida personal y que solo tiene tiempo para trabajar al tiempo que su salud empeora. Así que ya sabes, en cuanto puedas, encuentra las personas adecuadas para delegar. Ganarás en calidad  de vida, y el funcionamiento de tu empresa también mejorará de forma considerable.