¿Quieres ser un buen líder en tu empresa? Practica running

Sí, el running está más de moda que nunca. Salir a correr se ha convertido en una auténtica necesidad para muchas personas, que salen a practicar este deporte a primera hora de la mañana antes de ir al despacho, o al caer la tarde cuando salen de la oficina. Correr tiene muchos beneficios, desde luchar contra el insomnio ya que ayuda a dormir mejor, a combatir el estrés y la ansiedad.

Unos problemas de los que seguramente sabes mucho, y que probablemente, son una fuente de preocupación para ti ya que al final afectan a tu vida laboral, e incluso a la personal. Y con problemas de sueño y altos niveles de ansiedad y de estrés, todos sabemos que baja el rendimiento en el trabajo.

El Running ayuda a ser mejor directivo

Además, la práctica habitual del running también contribuye a mejorar el sistema cardiovascular y respiratorio, evita contraer enfermedades y mejora la autoestima, con el consiguiente refuerzo  de la confianza ante uno mismo y de la personalidad que debes mostrar ante tus empleados.

Por otro lado, la disciplina y la perseverancia que exige la práctica del running también puede ser de gran ayuda en el trabajo y en la forma de afrontar la vida como un reto constante en el que hay que superar diariamente marcas y metas. De hecho, hay un estudio que afirma que los CEO’s que confirma que los directivos que tienen una buena condición física por participar en maratones obtienen mejores resultados en el ámbito empresarial. Y tú, ¿te animas a practica running para mejorar en tu puesto de trabajo?

¿Sabes cómo ser un líder en tu empresa? 5 Consejos para conseguirlo

En este mundo de cambios constantes y de inestabilidad económica, los líderes son cada día más necesarios. No solo en el mundo de la política, sino también en el mundo de la empresa. Gente con las ideas claras, que sepa cuando y como desarrollar estrategias, que motive a sus empleados, y que sepa qué decir en cada momento. Es verdad que hay gente que es líder por naturaleza, y que por su forma de ser y por su carisma, es capaz de arrastrar a todo el mundo. Pero también existen unos consejos que, bien trabajados, pueden ayudarte a convertirte en un líder dentro de tu empresa.

1.Escucha a tus empleados. No hay nada que valore más un empleado que ser esuchado por su jefe. Y por contra, no hay nada más detestado que un jefe que no tiene en cuenta las ideas o las sugerencias de sus empleados.

2. Motiva al equipo. Gran parte del éxito de una empresa es tener un equipo motivado y comprometido con la empresa. Por eso, un líder debe tener siempre motivado al resto de la plantilla. Que tus empleados se sientan apoyados en sus labores, que des cancha a sus ideas o que se sientan comprendidos por ti les hará estar más comprometidos y que aumente su productividad. Por supuesto, premia sus logros, y apóyales a conseguir metas y ascensos: ayúdales a crecer contigo.

3. Dedica tiempo a pensar. El día a día se nos come entre reuniones, viajes y sacar el trabajo adelante. Pero si queremos elaborar estrategias, tener nuevas y rompedoras ideas, es bueno parar de vez en cuando y dedicarse a leer, a investigar, y a pensar. Puedes hacerlo solo, y después desarrollar junto a tu equipo las nuevas ideas, o plantear jornadas dedicadas a reflexionar sobre el estado de la empresa y sobre cómo abrir nuevas vías de desarrollo.

tips para ser un buen líder

4. Apunta las ideas. Las ideas surgen cuando menos lo esperas. En un paseo por el campo, por la noche mientras lees en casa, o en una conservación con amigos o con compañeros del trabajo. Con el nivel de estrés que llevamos en la actualidad, lo mejor es que las apuntes inmediatamente para que no se te olviden, y luego no tengas que perder tiempo en recordarlas. Además, en el caso de que sean empleados o compañeros del trabajo, verán que tomás en consideración sus aportaciones.

5. Nunca pares. El error de muchas empresas cuando alcanzan el éxito es pensar que está todo hecho y no seguir buscando nuevos proyectos. Al final, siempre hay empresas, nuevas y antiguas, que están acechando para arrebatarle el liderazgo a tu empresa. Un buen líder nunca debe dejar de moverse. Hay que estar buscando siempre nuevos proyectos, nuevos sistemas de gestión, nuevas formas de motivar a los empleados. Además de abrir nuevos caminos empresariales y consolidar tu liderazgo, te convertirás en un modelo a seguir para tus empleados y crearás un estilo propio y de trabajo dinámico dentro de la empresa.

Éxito de las IX Jornadas de Estrategia

Por fin, después de muchos meses de preparación, el pasado jueves Zaragoza se convirtió en la capital española de la estrategia gracias a la celebración de las Jornadas de Estrategia. Unas jornadas que han vuelto a Zaragoza en su novena edición, y que reunió a casi 200 asistentes para conocer casos prácticos de empresas de primera línea que aplican la estrategia para seguir creciendo y convertirse en empresas líderes.

JEstrategia01

Desde el punto de la mañana, la estrategia inundó el ambiente conociendo casos reales de la mano de empresas de éxito como Caladero, Chocolates Lacasa, Diversis Corporación, Central de Reservas, Iberinform, o Eboca, entre otras. Casos reales que se intercambiaron con interesantes conferencias sobre estrategia, y por supuesto, con un delicioso catering servido por La Cocina de José Fernández.

JEstrategia06

Unas jornadas de las que nos sentimos sumamante satisfechos, y que no hubieran sido posible sin la participación entusiasta de ponentes, patrocinadores, colaboradores, personal de Ibercide, técnicos que ayudaron a que todo saliera perfecto… ¡Gracias! Y a la espera de la próxima edición de las Jornadas de Estrategia, os dejamos con algunas imágenes del día.

JEstrategia13

JEstrategia14

JEstrategia18

JEstrategia20

JEstrategia22

JEstrategia31

JEstrategia36

JEstrategia28

5 razones para potenciar el empleo flexible en tu empresa

La irrupción de las nuevas tecnologías y el desarrollo de nuevos empleos asociados a ellas han permitido a muchos profesionales acogerse al trabajo flexible. Un nuevo sistema laboral que valora más a las personas por su profesionalidad y por los resultados que por la presencia física en el puesto de trabajo, y que bien empleado, tiene numerosos beneficios para ambas partes.

1. Te administras el trabajo como quieres. Gracias a este sistema laboral, cada empleado se administra el tiempo como quiere mientras cumpla con los objetivos marcados por la empresa. Esto le permite organizarse el horario dedicado a trabajar, y el tiempo dedicado al ocio o a actividades familiares. Realmente, a la empresa le da igual que su empleado trabaje en la terraza de un apartamento en la playa, o que por las mañanas un empleado se dedique a cuidar de su hijo, si cumple con sus objetivos y puede trabajar por la tarde o por la noche, por lo que permite conciliar la vida laboral y la personal.

2. Fomenta la responsabilidad de los empleados. Ante la ‘libertad’ que proporciona este sistema, el trabajo flexible estimula la responsabilidad de los trabajadores, que cumplen con los objetivos marcados para poder seguir disfrutando de los beneficios de trabajar de esta manera.

Beneficios del trabajo flexible

3. Se acaba con el mito de calentar la silla. En España, en muchas empresas todavía se valora el hecho de quedarse el último, aunque realmente no se sea productivo. Con el sistema de trabajo flexible, basado en la confianza entre empresa y empleado y el cumplimiento de objetivos y de proyectos, este problema se ha acabado.

4. Evitas pérdidas de tiempo.  El tiempo es oro, y en las grandes capitales, hay personas que emplean entre una hora y una hora y media para llegar hasta el puesto de trabajo. Al día, son entre dos y tres horas en desplazamientos. Con el trabajo flexible, y salvo alguna reunión importante en la sede de la empresa, los empleados se ahorran ese tiempo de traslados, pudiendo dedicarlo a trabajar o para disfrutar de su ocio, sin mecionar además del ahorro económico que supone ese transporte.  Además, al no trabajar en la sede de la empresa, no se pierde el tiempo en reuniones inútiles o en reuniones de última hora sin planificar. De hecho, las reuniones que se mantienen vía Skype suelen ser más ráidas y directas que las que se tienen en vivo y en directo.

5. La empresa ahorra espacio y energía. Por parte de la empresa, al tener a parte de la plantilla trabajando en su casa, se ahorran tener un puesto de trabajo permanente para parte de sus empleados y el consiguiente gasto energético, aunque tengan siempre espacios disponibles y zonas comunes por si alguno de los empleados acogidos  al trabajo flexible deciden acudir a la oficina algún día a la semana, o quedarse a trabajar allí tras una reunión.

¿Salimos de la zona de confort? Los cambios también pueden ser buenos

En este país que estaba tan poco acostumbrado a los cambios, la crisis económica nos ha acostumbrado a los cambios, a la inestabilidad, al fin de los empleos para toda la vida. Lo más importante, es saber adaptarse a los cambios y verlos como una oportunidad para seguir avanzando en la carrera profesional. En ocasiones, incluso cuando no hay cambios en el horizonte, es bueno provocar tú mismo los cambios, salir de la zona de confort, y abrir nuevos caminos para cambiar rutinas, estrés, trabajos en los que no te sientes realizado o bien pagado,  y seguir hacia adelante para sentirte mejor y lograr nuevas metas profesionales.

Cambiar de empresa, buscar nuevos clientes si eres autónomo, o abandonar un trabajo para estudiar algo que realmente te realice es en ocasiones necesario, aunque no siempre estemos dispuestos a dar el salto. En unos casos, por los problemas económicos que puede implicar dicha decisión. En otros casos, por el miedo al salto al vacío y al fracaso que puede conllevar una acción de este tipo. En este proceso de cambio meditado y buscado es importante ser consciente de nuestras propias capacidades y de la posibilidad de salir con éxito de estos cambios que queremos provocar en nuestras vidas.

Zona de confort

A veces, el cambio simplemente es la habilidad de anticiparse a hechos que innegablemente van a aparecer en nuestras vidas profesionales, y lo que hacemos es aprovechar el momento para cambiar cuando nosotros decidamos, y no cuando lo decidan agentes externos. A fin de cuentas, los cambios implican movimiento y evolución,  y frente a la estabilidad y el impulso automático que nos hacen mover cada mañana, los comienzos de ciclo nos aportan una dosis extra de energía y de vitalidad que nos ayudarán a llevar a buen puerto los cambios deseados.

Los cambios, bien gestionados y con la cabeza fría, nos ayudan a crecer y a desarrollar no solamente nuestra carrera profesional, si no también nuestra personalidad y nuestra forma de entender la vida. De hecho, es muy probable que incluso una parte importante de nuestro entorno se manifieste contrario a los cambios que queremos realizar por el miedo a perder lo que se tiene y a las consecuencias negativas que esta decisión puede traer en el futuro por el temor a lo desconocido. Miedos que hay que superar, porque al final, de lo que se trata es de ser feliz al trabajar en lo que te gusta y en las mejores condiciones posibles.